Hay muchos contenidos que se pueden descargar desde JW.org. Libros, revistas, videos, películas, cánticos, etc. Antes de hacer una descarga, hay que tener claras algunas cosas: (1) qué quiero descargar; (2) qué formato de descarga necesito y (3) dónde lo voy a descargar. Veamos.

Cómo hacer descargasQué quiero descargar. Si sabes lo que quieres, tendrás que encontrarlo en JW.org. Para ello tienes dos caminos: seguir el sistema de menús o hacer una búsqueda. Si quieres seguir el sistema de menús repasa las fichas 3 y 4. Si deseas encontrarlo haciendo una búsqueda, repasa las fichas 5 y 6. Vamos a utilizar el sistema de búsqueda para descargar el libro “Ejemplos de fe”. Puesto que conocemos el título exacto, pinchamos en “BUSCAR CONTENIDO” en la página principal y  escribimos con comillas “Ejemplos de fe”. Nos aparece en la primera línea de los resultados, así que pinchamos el icono del libro y ya estamos en el lugar desde donde se descarga. En este lugar aparece una lista de todos los capítulos. Nos servirá para leer o escuchar cada porción por separado. Pero como lo que queremos es descargar el libro, fijémonos en los tres iconos que aparecen a la derecha, bajo el encabezado “OPCIONES DE DESCARGA”.  El de la izquierda (una hoja con la punta doblada) es para descargar el libro en formato de lectura. El del centro (unos auriculares) es para descargar el libro en formato de sonido. El de la derecha (una flecha de reproducción) es para escuchar el contenido directamente desde la página web, aunque también admite descargas.

Por lo tanto los iconos del centro y de la derecha sirven para casi lo mismo, salvo una pequeña diferencia. Si tu dispositivo es de la marca “Apple” necesitarás bajar el fichero del sonido en formato AAC, para que pueda ser leído por un iPod o por el programa iTunes. Pues bien, esta opción sólo aparece en el icono del centro (el de los auriculares). Sin duda el formato más universal de audio es el MP3. Bajar ficheros en este formato nos permitirá reproducirlos en casi cualquier dispositivo. Una vez aclarado esto, volvemos a lo que nos interesa ahora: descargar el libro en formato de lectura a nuestro ordenador, tablet o teléfono móvil.

Qué formato de descarga necesito. Pon el ratón encima del icono de la izquierda sin pincharlo. ¿Qué ves? Aparece un menú donde se detallan cinco tipos de archivo: EPUB, MOBI, PDF, RTF y BRL. ¿Qué significa esto? Quiere decir que tendrás que elegir qué tipo de archivo quieres descargar. Por lo tanto tienes que saber qué programa tienes instalado para leer archivos, y si no tienes ninguno, tendrás que instalar uno antes de descargar nada. Pongamos un ejemplo para entenderlo. Vayamos atrás en el tiempo. Hace algunos años, si querías comprar un disco de música, podías elegir hacerlo en formato de vinilo, en CD, en cassette, e incluso en una cinta de video VHS. Obviamente tenías que comprar el formato que fuese compatible con el aparato que después lo iba a reproducir. No comprarías un CD para meterlo en un lector de cassettes, ¿verdad? Pues aquí sucede algo parecido. Si el programa que tienes instalado es el Adobe Acrobat Reader, tendrás que descargar el formato PDF, porque es el que puede leer dicho programa. Si tienes instalado en tu móvil o tablet el programa Moon+ Reader, tendrás que bajar el formato EPUB, por la misma razón.

Cuadro formatosHay programas capaces de leer varios formatos. Por ejemplo, la versión de pago de Moon+ Reader (para android) puede leer ambos tipos de fichero, EPUB y PDF, que, dicho sea de paso, son los dos formatos más utilizados. El formato MOBI es parecido al EPUB. Amazón es su propietario, y lo usa en los dispositivos conocidos como Amazón Kindle (un lector de libros electrónico). El formato RTF es de Microsoft, y puede ser leído por programas de esta empresa, como Microsoft Word. El RTF (que quiere decir Formato de Texto Enriquecido), sólo contiene texto. No tiene ilustraciones ni enlaces de navegación, así que su utilidad es más limitada. En cuanto a BRL (anotador)  es el sistema Braille para ciegos y es necesario para los dispositivos electrónicos especiales para ellos. Lo que hace es transmitir la información bloques de seis puntos que luego se pueden imprimir en una impresora Braille.

¿Cuáles son entonces las principales diferencias entre PDF y EPUB? El formato PDF equivale a hacer una fotocopia. La información se presenta exactamente igual que en la publicación impresa. Resulta ideal para imprimir publicaciones, como se explica en la ficha nº 8 de esta serie. Si se usa para leer, no es muy práctico en pantallas más pequeñas, como las de los teléfonos móviles, ya que te obliga a agrandar la imagen para que se distingan bien las letras, y entonces es como si miraras un cuadro a través de un tubo: tienes que estar enfocando la pantalla constantemente. Por otra parte, no puedes pinchar enlaces para leer los textos bíblicos, y aunque algunos programas permiten subrayar o marcar, esta labor es bastante imprecisa. EPUB en cambio, se adapta al tamaño de la pantalla. Puedes cambiar el tamaño de la letra y puedes pinchar enlaces para leer textos bíblicos y otras referencias. Contiene imágenes y se puede subrayar texto sin ningún problema, incluso en varios colores. Sin embargo, no sirve para imprimir publicaciones (no quedarían igual que la original). Resumiendo: para leer, estudiar o preparar reuniones, mejor el EPUB. Para leer publicaciones iguales a las originales y poderlas imprimir, mejor el PDF.

Dónde lo voy a descargar. Si hablamos de ordenadores Windows, lo normal es que la descarga vaya a parar a la carpeta “Descargas”, que suele estar ubicada dentro de la carpeta “Mis Documentos”. Si tienes un dispositivo con Android, debes usar alguna aplicación que sirva para explorar los archivos (el icono suele ser una carpeta), y puede llamarse “Administrador de Archivos”, “Explorador de Archivos” o algo parecido. Si no la tienes o no la encuentras, ve a la Play Store (la tienda de aplicaciones) y baja alguna. Simplemente escribe en la búsqueda “Administrador de Archivos” y elige la que más te guste. Una vez instalada, busca una carpeta que se llame “Descargas” o “Download” o “MyFavorites”. Ahí está el archivo que has descargado. Un consejo: cámbiale el nombre al archivo tan pronto como lo descargues, ya que los nombres de archivo que se usan en JW.org muchas veces son claves de difícil comprensión. Pero ¡cuidado! sólo debes cambiar el nombre desde el punto hacia la izquierda. Las tres letritas que aparecen a la derecha del punto NO LAS DEBES CAMBIAR.

En la próxima ficha veremos cómo se descargan los vídeos.