TelemetríaTelemetría es un término que transmite la idea de “medir a distancia”. En el caso de los dispositivos electrónicos, son programas que envían datos, por lo general a través de internet. Esto lo hacen de modo silencioso, sin que nos demos cuenta de ello. ¿Por qué se usa? ¿Es peligrosa? ¿Podemos controlarla?

Nos ceñiremos al caso del sistema operativo Windows 10. Pero antes, hablaremos un poco de la preocupación que ha surgido sobre este tema a nivel mundial, debido a ciertas noticias aparecidas en la prensa.

Recientemente se ha publicado que los aspiradores robot de la marca Roomba tienen incorporada una cámara con la que fotografían todas las habitaciones de nuestra casa. Esto lo hacen para confeccionar un plano que luego le sirve al aparato para aspirar cada rincón de la misma. Hasta aquí todo normal. Pero al parecer, el fabricante ha estado recopilando todos estos planos y ahora los quiere vender a grandes empresas. Estas, a su vez, obtienen información de nuestras viviendas que pueden usar para ofrecer artículos a potenciales compradores. Puedes leer esta noticia de un conocido diario para más información.

Otro caso que ha sido publicado en la prensa es el de algunos modelos de televisor, en particular de la marca Samsung, conocidos como Smart TV, que tienen la capacidad de grabar las conversaciones que se realizan en la habitación y enviarlas al fabricante. Puedes leer esta otra noticia publicada en un diario de gran prestigio, para más información.

Aunque ya hemos publicado un artículo sobre cómo evitar que Windows 10 nos espíe, en éste no se incluía la cuestión de la telemetría, y por eso ahora ampliamos la información.

Por qué Windows 10 usa la telemetría

Según se dice, los datos recogidos mediante este procedimiento sirven para detectar y mejorar posibles fallos de funcionamiento. Entre los datos que se recogen pueden estar un registro de las pulsaciones de nuestro teclado mediante unos programas conocidos como keylogger, y también capturas de pantalla de lo que estamos viendo en ese momento. Para hacer todo esto, es probable que previamente hayamos dado nuestro consentimiento, al contestar afirmativamente la famosa pregunta: “¿Aceptas las condiciones de uso?”.

La mayoría de las veces no leemos estas condiciones. Además, suelen estar redactadas en términos de difícil comprensión y con letra muy pequeña, y muchas veces contienen textos larguísimos, cuya lectura equivaldría a hacer un esfuerzo similar a leer varios libros proféticos de la Biblia. Es decir, todo está diseñado para que no podamos librarnos de la telemetría.

Aunque las intenciones puedan parecer buenas, piensa en el siguiente ejemplo: Imagina que has comprado una casa a un constructor. A él le interesa saber si todo está funcionando bien, así que decide hacerte visitas casi todos los días para comprobar que todo está en orden y ver si es necesario hacer algunas mejoras. Para ello se guarda una copia de tu llave y la usa tanto si estás en casa como si no, y sin preguntarte siquiera si puede pasar. ¿Estarías de acuerdo con esto? Pues algo parecido es lo que hacen los fabricantes de sistemas operativos y de software mediante la telemetría.

Cómo controlar la telemetría

La telemetría es posible desactivarla manipulando ciertas instrucciones en el registro de Windows. Pero dada nuestra vocación de hacer fácil lo difícil, vamos a recomendar un programa que hace lo mismo por nosotros. Se trata de Spybot Anti-Beacon, que puedes descargar desde el enlace que se acaba de indicar. Puedes obtenerlo en formato de instalación fija o portable, y vale para cualquier versión de Windows.

Al utilizarlo, automáticamente quedan desactivadas la mayoría de enlaces de telemetría. Unos pocos no se desactivan o no se hace completamente por diversas razones, pero también podemos desactivarlos manualmente haciendo clic en la pestaña “Optional” y luego en el botón “Apply” correspondiente a cada aplicación que deseemos mantener bajo control.

Por razones obvias, cuando un ordenador está enviando datos mediante telemetría se vuelve más lento, ya que necesita usar más el procesador y una parte del ancho de banda de Internet. Sin embargo, esto puede suceder también por otras causas. Por ejemplo, cuando se están descargando actualizaciones del sistema operativo o de las aplicaciones, y esto no es necesariamente malo. Recuerda que las actualizaciones significa recibir datos, mientras que la telemetría significa enviar datos.