Las multiventanas en Android permiten abrir y mostrar en la pantalla varias aplicaciones simultáneamente. Esta ha sido la principal diferencia entre este sistema operativo y Windows, que como su propio nombre indica (“Windows”=”Ventanas”), desde siempre se ha distinguido por esta característica.

En Android se han dado pasos progresivos en esta dirección, de tal manera que en su versión 6 ya era posible tener una pantalla dividida con dos aplicaciones al mismo tiempo. Ahora, a partir de la versión 7 (conocida como Nougat) se va un paso más allá, y es posible tener muchas ventanas abiertas a la vez, e incluso cambiarles el tamaño y la ubicación en la pantalla, del mismo modo que lo haríamos en un ordenador con sistema operativo Windows.

Multiventanas: aclaraciones previas

La versión 7 de Android apareció en junio de 2.016, es decir, hace más de un año. Pero cuando aparece una nueva versión, no es tan sencillo hacerla valer en los diversos dispositivos que hay en el mercado. Los fabricantes deben adaptarlos  a las peculiaridades de cada uno, y eso hace que se tarde algún tiempo en tener disponibles las nuevas versiones. Durante ese proceso suelen detectarse fallos o “bugs” que hay que corregir, y esto puede demorar aún más el proceso.

De hecho, es posible que durante el período de implantación surjan nuevas revisiones del mismo sistema operativo. Por ejemplo, Android Nougat comenzó con la versión 7.0 y ahora mismo ya va por la versión 7.1.2 y esto puede hacer que los fabricantes, que ya han comenzado con la actualización de sus dispositivos, no lo hagan con la última versión, sino con la que han estado desarrollando desde hace meses. Por si fuera poco, ya ha comenzado el desarrollo de la versión 8 de Android, conocida como “O“.

Multiventanas AndroidAlgunos fabricantes pueden optar por no actualizar sus dispositivos, especialmente si ya llevan algún tiempo en el mercado, o tienen previsto lanzar nuevos modelos que los sustituyan, o bien si el dipositivo es de los llamados de gama baja (más económicos), en cuyo caso los presupuestos no permiten hacer inversiones para su actualización. (Esto suele suceder con muchos dispositivos de origen chino, destinados a competir con precios bajos).

Además, las actualizaciones no funcionan exactamente igual en todos los dispositivos, ya que cada fabricante puede adaptar los detalles de su funcionamiento. Para seguir con la explicación, vamos a usar como base una tablet Samsung (modelo T-580), que recientemente ha recibido una actualización a Android 7.0. Esta marca, desde hace ya varias semanas, ha estado actualizando muchos de sus dispositivos, por lo que es bastante probable que, en caso de ser usuario de Samsung, haya disponible una actualización.

Actualización via OTA

Para saber si tu dispositivo tiene disponible alguna actualización del sistema operativo, lo mejor es hacerlo vía OTA. También es posible hacerlo descargando los ficheros desde el apartado de soporte técnico de la página web del fabricante, pero este proceso puede resultar más complicado para muchos usuarios. Pero, ¿qué es OTA? Estas siglas significan “Over The Air” (=”por el aire”) y se refieren a actualizar automáticamente un dispositivo mediante una conexión wifi (o sea, por el aire, o sin conectar cables) por internet.

En tu dispositivo ve al apartado de “Ajustes” y busca en el menú “Actualización de Software”. Una vez dentro se ofrecerá una opción para actualizar, ya sea manual o automáticamente. Esto no es igual en todos los dispositivos, asi que quizá tengas que buscar un poco. Por ejemplo, en algunos, debes ir a la última opción “Información del (teléfono o tablet)” y al pulsar aquí habrá una opción para “Actualización (automática o manual)”. La diferencia entre automática o manual se refiere al momento de ofrecer la actualización. Si está en automático, el sistema avisa cuando haya una disponible.

Multiventanas en Android: cómo se usan

Casi cualquier aplicación (no todas) puede ser usada en la forma de una ventana. Para ello, una vez abierta, basta con arrastrar el dedo desde la esquina superior (izquierda o derecha) hasta el tamaño que nos interese. Una vez creada, podremos modificar su tamaño arrastrando el dedo desde cualquiera de sus bordes. Para moverla a otro lugar de la pantalla, pulsa el borde superior con el dedo y, sin soltarlo, arrástralo hasta otro lugar.

En la parte superior, hacia la derecha, hay tres iconos. la “X” para cerrar la ventana, y los iconos de maximizar y de minimizar. El primero hace que ocupe toda la pantalla, mientras que el de minimizar transforma la ventana en un botón redondo. En este mismo botón se irán almacenando todas las ventanas que minimicemos. Al pulsarlo, podremos activar mediante un menú horizontal la que nos interese. Este botón se superpone a todas las aplicaciones, por lo que siempre está disponible. Además, lo podemos arrastrar a otro lugar de la pantalla, donde no moleste.

La tablet tiene tres botones físicos. El de la izquierda, al pulsarlo una vez nos muestra todas las ventanas abiertas en ese momento. Al deslizarlas, podemos elegir la que nos interese. Esto ya es sabido. Pero además, al pulsar este mismo botón dos veces seguidas actuará como un conmutador, intercambiando entre las dos últimas ventanas que hayamos usado.

Por otra parte, aparecerán dos símbolos arriba a la derecha de cada ventana: el de cerrar y el rectángulo doble. Ese último indica que la ventana a la que pertenece se puede visualizar en modo de pantalla dividida, es decir, ocupando la mitad de la pantalla. En la otra mitad aparecerán el resto de ventanas abiertas, y al pulsar en la que seleccionemos ocupará la otra mitad de la pantalla. La línea central que divide ambas partes, permite arrastrar una de las ventanas hasta que ocupe un tercio, dos tercios o la pantalla entera.

Este sistema de multiventanas resulta muy práctico, y tiene poco que envidiar al sistema de multiventanas de Windows. Ahora será posible, por ejemplo, tener abierta la aplicación JW Library, otra aplicación para escribir apuntes y una tercera aplicación con una versión de la Biblia, todo ello simultáneamente.