Las tarjetas Micro SD se han convertido en las más populares para su uso en tablets y teléfonos smartphone. Pero, ¿cómo podemos elegir la más adecuada para nosotros? Vamos a explicar qué es una tarjeta Micro SD y cómo se usa. Aprenderemos a diferenciar los diversos tipos que existen y veremos cómo elegir la que más nos conviene.

Micro SdUna tarjeta Micro SD es una pequeña pastilla que permite almacenar datos, programas, documentos, fotos, y en general cualquier tipo de información digital. En la práctica, su uso es muy parecido al de un disco duro de un ordenador. Su principal característica es su reducido tamaño (11 x 15 mílímetros y 1 milímetro de grosor). Más o menos ocupa el espacio de una uña del dedo meñique de un adulto medio. Sin embargo, como veremos, es capaz de almacenar cantidades impresionantes de información.

Tipos de Micro SD por capacidad de almacenaje

Actualmente hay tres tipos de Micro SD si las clasificamos por la cantidad de información que pueden contener:

  1. SDSC (“SC”= “Standard Capacity”). Almacenan hasta  2 Gigabytes. (dos mil millones de bytes)
  2. SDHC (“HC”= “High Capacity”). Almacenan hasta 32 Gigabytes. (treinta y dos mil millones de bytes)
  3. SDXC (“XC”= “Extended Capacity”). Almacenan hasta 2 Terabytes. (dos billones de bytes ó dos mil Gigabytes)

Un byte, dicho de manera muy simple, equivaldría a una letra o un carácter. Por ejemplo, la palabra “Hola” mediría 4 bytes porque tiene 4 letras. Cuando instalamos la Watchtower Library 2016 en el ordenador, ocupa 1,32 Gigabytes. Si la tarjeta Micro Sd más básica admite 2 Gigabytes, eso significa que podría contener 1,5 veces la Watchtower Library. Y si hablamos de una tarjeta Micro SD del tipo XC, con 2 Terabytes, podria contener la Watchtower Library ¡mil quinientas veces! Todo esto en un espacio como la uña del dedo meñique. Impresionante, ¿verdad?

Tipos de Micro SD por velocidad

Las tarjetas Micro SD pueden ser de clase 2, 4, 6, 8 ó 10. Este número indica la velocidad máxima de escritura, que será de 2, 4, 6, 8 ó 10 Megabytes por segundo. esto está indicado por un número dentro de una letra “C”.  Además, algunas tarjetas añaden una indicación con la velocidad máxima de lectura y de escritura. Lo que se indica no es la velocidad real, sino la máxima. Para ilustrarlo: un coche puede tener una velocidad máxima de 200 Km/hora, pero eso no significa que siempre vayamos a esa velocidad, ¿verdad? Durante el proceso de escritura se poducen variaciones en la velocidad, pero cuanto más alto sea el tope máximo, más rapidez lograremos en el proceso.

Para complicarlo un poco más, recientemente han aparecido en el mercado tarjetas Micro SD con un nuevo tipo de bus de datos (sistema de transmisión de datos) conocido como UHS SPEED CLASS. Este sistema, en vez de garantizar un máximo de velocidad, garantiza un mínimo de velocidad, y por supuesto, un máximo mucho más alto. Los tipos que existen actualmente son:

  1. UHS-I Clase 1 (U1): velocidad mínima de 10 Megas por segundo y máxima de 50 Megas por segundo.
  2. UHS-I Clase 3 (U3): velocidad mínima de 30 Megas por segundo y máxima de 104 Megas por segundo.
  3. UHS-II Clase 3 (U3): velocidad mínima de 30 Megas por segundo y máxima de 312 Megas por segundo.

En la tarjeta Micro SD aparecerá un número “1” ó “3” encerrado en una letra “U” que nos indicará el tipo de tarjeta que es. También puede venir indicado por un “I” o un “II” (números romanos).

Formatea correctamente la Micro SD

La Micro SD se inserta en un zócalo del teléfono o tablet. Debemos consultar las instrucciones de nuestro dispositivo para saber dónde está dicho zócalo, pero también para saber qué tipo de tarjeta y hasta qué capacidad de almacenaje están permitidos. Si no es así, la tarjeta no funcionará, o no podrá aprovechar toda su capacidad.

Para poder usar una tarjeta, al igual que pasa con un disco duro, debe estar formateada. Pero si no está correctamente formateada, no será reconocida. Existen varios tipos de formato, pero para no extendernos mucho, mencionaremos sólo dos: el FAT32 (archivos con un máximo de 4 Gigas) y el ExtFAT (archivos de más de 4 Gigas). Si introduces una tarjeta Micro SD en tu dispositivo y no te la reconoce, es bastante probable que no esté formateada correctamente.

Para formatearla, intrudúcela en el lector de tarjetas de tu ordenador de sobremesa, pulsa Windows+E y después Este equipo. Ahora pulsa en el icono correspondiente a la Micro SD con el botón derecho del ratón y selecciona Formatear. Aquí es donde podrás elegir el tipo de formateo (Fat32, ExtFAT, etc.) Al formatearla borrarás todo lo que contiene. Prueba varios tipos de formateo hasta que encuentres uno que funcione. A día de hoy, el más reconocible es Fat32, pero recuerda que no te servirá para ficheros muy grandes (de más de 4 Gigabytes).

¿Qué pasa si la tarjeta está bien formateada, pero no puedo guardar en ella archivos multimedia? Esto puede suceder en algunos dispositivos. Para saber por qué sucede y qué podemos hacer, repasa este artículo.

La tarjeta Micro SD recomendada para nosotros

Una tarjeta puede tener una capacidad de almacenamiento impresionante, pero no nos servirá de nada si nuestro teléfono o tablet no es capaz de leerla. Por eso es imprescindible consultar los datos del fabricante para nuestro modelo. Así sabremos qué tipo de tarjeta admite y cuál no. Además, probablemente no necesitemos demasiado almacenamiento. Para el uso normal que los testigos de Jehová damos a nuestros dispositivos, en la mayoría de los casos, una tarjeta con capacidad de 32 Gigabytes y de clase 10 será más que suficiente. Y si nuestro dispositivo ya cuenta con una generosa cantidad de memoria principal (por ejemplo, una tablet con 32  Gigas de memoria RAM) es posible que ni siquiera necesitemos insertarle una Micro SD.

Con relación a las marcas, Toshiba, Kingston, SanDisk o Samsung gozan de buena reputación. He aquí algunos ejemplos:

Toshiba Exceria 32 Gb, clase 10, UHS Clase 3

Kingston SDCA3 32 Gb, clase 10, UHS 1 con velocidad de clase 3

Sandisk Ultra SDHC 32 Gb, clase 10 UHS 1

Samsung EVO SDHC 32 Gb, clase 10 UHS 1

Algunos modelos, como la Kingston y la Samsung incluyen un adaptador, para poder usarlas como tarjeta SD (no Micro SD) en dispositivos que así lo requieran.