Cuando hablamos de preparar discursos y bosquejos no debemos pensar sólo en los discursos públicos. En realidad cualquier participación que tengamos asignada en alguna de nuestras reuniones puede hacerse con el método que explicamos más abajo. Además, también sirve para tomar notas de discursos. Y conseguiremos tenerlo todo en la tablet. Esta explicación se refiere a tablets con Android. No incluímos teléfonos móviles por entender que el tamaño de pantalla no es el adecuado, aunque también podría hacerse.

Ya hemos explicado en otra página cómo preparar un bosquejo de textos, es decir, a partir de una lista de textos que ya conocemos de antemano. Lo que vamos a explicar ahora es para una situación diferente. En este caso se supone que ya tenemos tanto los textos como la información, como sucede con un bosquejo de un discurso público. Lo que vamos a lograr es tener un bosquejo en la tablet. Cada uno de los renglones lo podremos editar, subir o bajar su posición, hacer sangrados (es decir, colocar las ideas secundarias abajo y un poco más a la derecha de las ideas principales). También podemos incluír citas bíblicas que aparecerán en la tablet sin necesidad de buscarlas en la Biblia. Incluso podremos añadir notas, el tema, el orador y hasta un cronómetro para no pasarnos del tiempo al dar el discurso.  ¿Empezamos?

Aplicaciones necesarias para preparar discursos

discursosPara lograr todo esto necesitamos instalar dos aplicaciones en la tablet: Floating Bible y Bible Talks Notes (también llamada BTNotes). La primera que debemos instalar es Floating Bible, que contiene la Traducción del Nuevo Mundo completa. Una vez instalada, debemos ir a “más” (los tres puntos arriba a la derecha) y seleccionar Idioma>Añadir/Borrar idioma... y elegir, en nuestro caso, el español. De momento no hagas nada más con esta aplicación.

Ahora instala Bible Talks Notes. Aparece una nota por defecto con las instrucciones de uso. Para crear una nueva nota o bosquejo, pulsa el signo “+” contenido en un círculo azul abajo a la derecha. Al activar una nota existente, o abrir una nueva, se te permitirá acceder al menú que aparece al deslizar el dedo desde el borde izquierdo de la pantalla. Selecciona Idioma y asegúrate de tener instalado también el español. Esto es muy importante, porque es la clave para que Bible Talk Notes pueda mostrar el contenido de los textos bíblicos en la pantalla.

Al crear una nueva nota, si pulsas “DEFINIR EL TEMA” podrás establecer en el encabezado el tema del discurso. Si pulsas arriba a la derecha en “Definir el orador” podrás introducir el nombre del discursante. Esto puede ser útil si,  en vez de usar la aplicación para crear un bosquejo de un discurso, la usas para tomar notas de un discurso.  Además, si deslizas el menú desde la izquierda y eliges “Cronómetro on”, aparecerá un práctico cronómetro arriba a la izquierda de la nota o bosquejo que estás creando. Si se trata de un discurso, te ayudará a no pasarte del tiempo.

Preparando los discursos

El primer renglón aparece enmarcado con una suave línea. Al pulsar en él, una pequeña ventana emergente te permitirá escribir el contenido del mismo. Al pulsar la marca de check, la información quedará establecida. Si pulsas nuevamente el renglón creado, podrás editarlo. Para ello pueden ser útiles las opciones de la pequeña ventana emergente. Podrás colorear el renglón, y si pulsas dos veces en una palabra que hayas escrito, la ventana emergente mostrará más opciones, por ejemplo, para poner la palabra en negrita o en cursiva.

Si escribes un texto bíblico, aunque sea con abreviaturas, se mostrará el contenido del mismo en la parte inferior de la pantalla. Si no sucede, vuelve al menú y pulsa de nuevo Idioma y luego español. Para añadir un renglón, tienes dos opciones en el menú que hay arriba en la parte central. Ambas tienen el signo “+”. La primera, añadirá un renglón con idéntico sangrado al anterior. La segunda, hará lo mismo pero el renglón aparecerá con un sangrado un poco más a la derecha y con una letra un poco más pequeña. Para desplazar los sangrados hacia la derecha o hacia la izquierda, hay dos opciones en el menú con flechas que indican el sentido del sangrado. Esto te permite ordenar las ideas principales, secundarias, etc.

Si mantienes el dedo pulsado en cualquier renglón, podrás desplazarlo hacia arriba o hacia abajo, lo que te permite reordenar las ideas. En el menú superior que aparece en la parte central, también tienes opciones para añadir notas o etiquetas al renglón, y, por supuesto, para borrarlo. Todo lo que escribes queda automáticamente guardado en la lista de las notas, que no se pierden.

El programa tiene muchas más opciones, que irás descubriendo, como por ejemplo, la posibilidad de tener un esquema gráfico con llaves del discurso (En el menú deslizante, pulsa Mindmap). Esperamos que lo que aquí se explica sea suficiente para empezar.

Consejos y observaciones

Estas aplicaciones, aunque muy interesantes, no están bien acabadas, por lo que es frecuente que surjan pequeños fallos. Además, no funcionan en todas las tablets, debido a la versión del sistema operativo y a otros factores.

En el caso de Floating Bible, es necesario tenerla instalada para que puedan aparecer los textos en la pantalla cuando estés en Bible Talks Notes. La aplicación tiene muchas otras opciones, como ventana flotante, canciones del reino o la posibilidad de resaltar textos y añadirles notas. También puedes escuchar las grabaciones de los capítulos de la Biblia. Además permite buscar textos, aunque la primera vez necesita hacer una indexación que puede tardar más de diez minutos. Todo esto está muy bien, pero lo cierto es que si quieres un comportamiento más estable, usa las menos funciones posibles. Además, la mayoría de estas ventajas ya están incorporadas en JW Library. Recuerda que la razón principal para instalar esta aplicación es que permite ver los textos bíblicos al pie del bosquejo en Bible Talks Notes.

En cuanto a Bible Talks Notes, hay que decir que también existe una versión de pago. La versión Demo sólo permite escribir hasta tres notas o bosquejos, y también tiene otras limitaciones. Sin embargo, puede ser suficiente, al menos hasta completar el aprendizaje de su funcionamiento. Si un bosquejo no lo vas a usar de nuevo, lo puedes borrar y así hacer hueco para escribir otro.