La caché (=”escondrijo, escondite”) es un tipo especial de memoria que incorporan los dispositivos electrónicos. Está ubicada entre el procesador y la memoria RAM, es más rápida que ésta y más pequeña. Su función es almacenar temporalmente los datos recientemente procesados. De este modo, cuando se hace necesario acudir a los datos almacenados en la memoria RAM, si todos, o parte de ellos están en la caché, se ahorra un tiempo de acceso cuyo resultado es un funcionamiento más rápido. Pongamos un ejemplo para entenderlo mejor.

Cómo funciona la caché

Supongamos que debes efectuar un trámite en una oficina del gobierno. Por si acaso te lo piden, decides hacer una fotocopia de un documento que guardas en tu casa. Puede ser cualquiera: un certificado de empadronamiento, de nacimiento, de un permiso de residencia u otro que se te ocurra. Cuando llegas a la oficina descubres que, efectivamente hace falta una copia de dicho documento. Como lo llevas en tu cartera (o sea, la caché), no hay problema. Sólo tienes que sacarlo y entregarlo. Pero, ¿qué hubiera pasado si no tomas esta precaución? Tendrías que volver a tu casa, buscar el documento, hacerle una copia y volver otra vez.  ¿Verdad que emplearías mucho más tiempo?

La caché

Si tienes un ordenador personal, haz la siguiente prueba: enciéndelo, y carga un programa, por ejemplo, Watchtower Library (o cualquier otro). Cuenta lo segundos que tarda en cargarse  por primera vez hasta que lo puedes usar. Tal vez sean entre tres y ocho segundos. Ahora cierra el programa. A continuación, vuelve a abrirlo de nuevo y vuelve a contar los segundos que tarda. ¿Verdad que cuando lo usas por segunda vez la carga ha sido más rápida? Quizá no se haya demorado más de un segundo. La razón es que los datos ahora han sido tomados desde la memoria caché, ya que ésta ha retenido algunos de los procesos que vuelves a solicitar.

Supongamos que cierto proceso contiene un defecto de funcionamiento. Muchas veces sucede que dicho defecto queda incorporado a la caché. Como consecuencia, al intentar hacer funcionar el programa, el defecto se reproduce vez tras vez. Esto sucede algunas veces por ejemplo, con la aplicación JW Library. En estos casos, es necesario limpiar la caché.

Cómo se limpia la caché

Usemos como ejemplo un dispositivo que trabaja con el sistema operativo Android. Hay dos maneras de limpiar la caché. La primera consiste en limpiar la caché de todas las aplicaciones. La segunda consiste en limpiar la caché de una aplicación específica.

Limpiar la caché de todas las aplicaciones eliminará archivos temporales que ya no son estrictamente necesarios, y así liberaremos más memoria para nuestro dispositivo. Para hacerlo ve a Ajustes>Almacenamiento>Datos almacenados en caché. Al pulsar esta opción aparecerá un mensaje de aviso porque vas a borrar la caché de todas las aplicaciones. Pulsa en aceptar y tras unos segundos concluirá el proceso.

¿Y si lo que quieres es limpiar sólo la caché de una aplicación? Pongamos por caso, la caché de JW Library. Para hacerlo ve a Ajustes>Aplicaciones>JW Library. Pulsa aquí y fíjate muy bien: Debes pulsar el botón BORRAR CACHÉ. Verás que hay otro botón parecido cuya leyenda es BORRAR DATOS. No lo pulses, ya que perderías todos los datos que contiene la aplicación. En el caso de JW Library eso significaría tener que volver a descargar archivos, videos, canciones, publicaciones, etc, ya que se borrarían todas. Ahora bien, si te has decidido a borrar la caché para arreglar un problema de funcionamiento y no lo consigues, entonces borrar también los datos puede ser la solución, aunque eso signifique volver a descargar las publicaciones. ¿Y qué pasa si borrando los datos tampoco se soluciona? En ese caso no tendrás más remedio que desinstalar y volver a instalar la aplicación. Pero no lo hagas de cualquier manera. El modo correcto de hacerlo está explicado en esta página.