Windows 10, además de ser un sistema operativo, es un espía. Es un hecho comprobado. A muchos les sorprendió que lo ofreciesen gratis durante su primer año de vida. Ahora sabemos la razón. Windows 10 es capaz de enviar miles de datos de tu ordenador a Microsoft en una sola jornada de trabajo. ¿Por qué tienen tanto interés en conocer nuestros datos? ¿Qué podemos hacer para proteger nuestra privacidad?

Por qué quieren conocer nuestros datos

Hay varias razones para esto. Debido al incremento del terrorismo y la delincuencia, muchos gobernantes piensan que está justificado sacrificar al menos una parte de la privacidad de los ciudadanos para aumentar su seguridad. Por otra parte, los fabricantes de software quieren saber qué uso le damos a sus programas para detectar posibles fallos y corregirlos. Además, conocer los intereses de los usuarios permite hacerles ofertas personalizadas de publicidad. Y la información que se recopila llega a formar extensas bases de datos que luego se venden a grandes empresas y corporaciones. Según algunas fuentes,  la información de un solo usuario puede suponer seis dólares al mes de beneficios. Lo peor es que toda esta información puede caer en manos de organizaciones criminales y delincuentes. Por lo tanto, debemos hacer lo posible por protegernos.

Cómo evitar tener un espía en Windows 10

configurar-privacidadLas medidas básicas de seguridad en cualquier sistema operativo son tres: cortafuegos, antivirus y antiespía. Pero en Windows 10 debemos añadir una configuración adecuada de la privacidad. Pulsa las teclas “Windows”+i. Ahora elige Privacidad. A la izquierda aparece una columna con los diferentes apartados. Al pulsar en cada uno de ellos, se mostrarán a la derecha las opciones que están en situación de Activado o Desactivado.

Cuando instalamos Windows 10, muchas de estas opciones vienen activadas por defecto, convirtiendo al sistema en un espía auténtico, capaz de conocer nuestros datos personales, nuestra ubicación, el contenido de nuestros correos e incluso lo que tecleamos. Si te fijas, en el apartado General hay una opción (la tercera) que dice: “Enviar información a Microsoft sobre cómo escribo y ayudar a mejorar el tecleo y la escritura en el futuro”. Esta opción venía activada por defecto al principio, aunque después lo cambiaron. En la práctica, esto equivale a instalar un tipo de programa espía conocido como keylogger, que permite obtener un registro detallado de cada letra que pulsamos en el teclado.

Lo recomendable es desactivar todas y cada una de las opciones que aparecen en todos y cada uno de los apartados de Privacidad. Si después de hacerlo descubres que necesitas activar alguna de las opciones, (por ejemplo, la cámara o el micrófono) puedes hacerlo sólo durante el tiempo de uso, y luego la vuelves a desactivar. Hay que tener en cuenta que cada usuario tiene sus preferencias de uso personales. Por eso, es posible que decidas no desactivar algunas de las opciones.

configura-ooSi no estás seguro de qué activar y qué desactivar, te ofrecemos una solución: el programa O&O Shutup10. Para descargarlo pulsa aquí. Este programa es portable, lo que significa que no necesita instalación. Haces clic en él y ya empiezas a usarlo. Te recomendamos que despliegues el menú  “Actions” y pulses el segundo renglón (“Apply all recommended and limited recommended settings”). Al hacerlo, automáticamente quedarán desactivadas las opciones peligrosas y dejarás de tener un espía en tu ordenador.

Las opciones que aparecen en color verde son las que han sido desactivadas. Las que están en rojo no han sido desactivadas, posiblemente porque son esenciales, por ejemplo, el antivirus o las actualizaciones del sistema. Verás que el programa tiene en su lista un apartado especial para el asistente Cortana. Éste queda desactivado, pues es una de las principales maneras de espiarte. Ahora bien, si lo quieres usar, es tan fácil como devolver todas sus opciones al color rojo. Importante: después de usar el programa, reinicia el sistema operativo.