Restablecer significa devolver el móvil o tablet a su condición original. Todo vuelve al punto de partida, como si lo estrenáramos de nuevo. Esta operación equivale a otra que se hace en los ordenadores, conocida como formateo y reinstalación del sistema operativo, aunque no es exactamente igual. Cuando el dispositivo no termina de funcionar bien y hemos hecho todo lo imaginable por corregir los problemas sin éxito, tal vez tengamos que recurrir a la operación de restablecer.

Restablecer: lo que se consigue y lo que no

Restablecer verticalCuando el terminal no va bien, puede deberse a fallos de hardware o de software. Cuando hablamos de hardware nos referimos a la parte física del terminal, es decir, a las piezas que lo componen. Por ejemplo, la pantalla, la batería, la cámara de fotos, el procesador, la placa base, la memoria, etc. Por otra parte, cuando hablamos de software nos referimos a los programas. Y eso incluye el sistema operativo y las aplicaciones. El sistema operativo está incluído en una memoria conocida como ROM (“Read Only Memory”= “Memoria de Sólo Lectura”).

La operación de restablecer  no puede arreglar fallos de hardware. Eso significa que si el procesador, o la cámara u otro dispositivo tienen un problema físico, tal vez por un golpe, una sobrecarga de tensión o un defecto de fábrica, seguirá dando problemas. Sin embargo, supongamos que un virus (que es un programa) está causando dificultades: al restaurar desaparecerá. O si un programa está mal instalado y da problemas, se borrará por completo, y por tanto habrá que volverlo a descargar e instalar. Es posible que con el paso del tiempo el programa haya recibido mejoras y actualizaciones. Tras restablecer el terminal, lo que vamos a instalar es la última versión del mismo, así que tal vez sólo con eso se solucione el problema.

Si el origen de los problemas está en un único programa, y lo tienes bien identificado, tal vez no sea necesario restablecer el terminal. Bastará con desinstalar y volver a instalar el programa. Si esto te sucede con JW Library, sigue las instrucciones que se indican en esta página.

Para ver si lo hemos entendido, pongamos un ejemplo: la cámara. Es un dispositivo físico, pero para que funcione, hace falta un programa que la maneje. Si el fallo está en la misma cámara, al restaurar seguirá dando fallos, pero si el problema está, no en la cámara, sino en el programa que la maneja, posiblemente quedará solucionado.

Otro ejemplo: nosotros mismos como testigos de Jehová. Antes de conocer la verdad, nuestra vida tenía “fallos” que daban problemas. Cuando aprendimos lo que dice la Biblia, lo que hicimos fue restaurar el “sistema operativo” de nuestro cerebro. Transformamos nuestra mente y ahora todo empezó a funcionar mejor porque tomamos mejor las decisiones. Pero, ¿qué pasa con nuestro “hardware” (nuestro cuerpo)? Sigue dando fallos: la hipertensión, la diabetes, el reuma, la pérdida de visión, los problemas en los huesos y en las piernas, etc… Para solucionar estos problemas no basta sólo con el conocimiento bíblico, ¿verdad? Felizmente, esto también tendrá solución, como bien sabemos.

La operación de restablecer también tiene otro efecto beneficioso: la memoria se regenera. Con el paso del tiempo y con el uso, los datos que contiene tienden a desordenarse y a ocupar espacios innecesarios. Tras la operación de restablecer observarás que tienes algo más de memoria disponible y que ésta funciona un poco más rápido.

¿Se perderá la información que tengo?

Sí. Se perderá todo lo que tengas en la memoria del dispositivo (también conocida como sdcard0). Pero no se perderá lo que tengas en la pastilla de memoria SD o MicroSD (también conocida como sdcard1), si es que has instalado alguna. Ciertos tipos de información no pueden guardarse en la memoria SD externa (sdcard1). Entre ellos está la cuenta de correo, los ajustes y datos de las aplicaciones y del sistema operativo, las aplicaciones descargadas (algunas) o los datos de usuario. La música o las fotos se perderán si están en la memoria del dispositivo. Lo recomendable es copiarlas a la tarjeta o a un ordenador.

Los contactos telefónicos no se perderán si los tienes almacenados en una cuenta de Google. Al restablecer tu terminal, tras volver dar de alta los datos de tu cuenta, se volverán a cargar automáticamente. Por eso, es conveniente, durante el proceso del alta, autorizar a Google a hacer una copia de los datos. También es posible hacer que las aplicaciones bajadas desde la “Play Store” se instalen automáticamente tras restaurar el terminal. Si no estás seguro de haberlo hecho, ve a Ajustes>Copia de seguridad>Copiar mis datos (activa esta opción y también “Restauración automática“).

Restablecer pasos a dar

¿Cómo se hace la operación de restaurar?

Esto es relativamente sencillo. Debes ir a Ajustes>Copia de Seguridad>Restablecer datos de fábrica. Esto puede variar según el terminal y la versión de Android instalada, así que tal vez tengas que explorar un poco los menús de ajustes hasta encontrar el sitio exacto. Te saldrá un aviso acerca de los datos que se van a perder y verás un botón con la leyenda: RESTABLECER  (TELEFONO o TABLET). Es conveniente tener la batería bien cargada o bien estar conectado a la corriente eléctrica, para evitar interrupciones durante el proceso. Tarda un rato, así que ten paciencia.

Puesto que el terminal vuelve al punto original, tendrás que volver a configurarlo. Cosas como la fecha, el idioma, o la red wifi deben volver a indicarse. Ten a mano la cuenta de correo de Google y su clave, y también la contraseña de wifi, porque te van a hacer falta. Incluso el fondo de pantalla o los accesos directos y los widgets que uses (como el reloj o el tiempo meteorológico) tendrás que volverlos a instalar.