Reinstalar JW Library puede ser útil en algunos casos. Pero al hacerlo, se perderán las descargas y la marcación de los textos que hayamos efectuado (por ejemplo, subrayado de La Atalaya). Sin embargo, tal vez no quede más remedio si la aplicación no funciona correctamente, se atasca en las descargas, o presenta algún otro tipo de comportamiento extraño.

El 31 de enero de 2.016 publicamos el artículo JW Library: ¿podría funcionar mejor? En él se dieron algunas sugerencias para mejorar el funcionamiento en muchos casos. Recomendamos que se repasen bien y se pongan en práctica antes de hacer una reinstalación. Por ejemplo, hay una sugerencia sobre el idioma, que da muy buen resultado. Muchos problemas relacionados con descargas lentas o atascadas se solucionan simplemente cambiando el idioma y volviendo a restablecerlo después. También hay sugerencias para tener más memoria disponible o para pasar aplicaciones a la tarjeta SD. Si después de aplicar esta sugerencias seguimos teniendo problemas, el siguiente paso es la reinstalación.

Comprueba la memoria libre

Memoria disponible

Desinstala publicacionesPara que JW Library funcione adecuadamente, necesita tener al menos 300 megas de memoria libre disponibles. La memoria disminuye a medida que descargamos publicaciones o instalamos nuevas aplicaciones.

Para saber cuánta memoria libre nos queda, ve a Ajustes>Almacenamiento>Disponible. Si queda poca memoria libre, podemos eliminar de JW Library aquellas publicaciones que no estamos usando. Para ello, localiza las publicaciones que ya no usas y pulsa a la derecha el símbolo de los tres puntos verticales. Después pulsa en “Borrar”.

Si tienes instaladas aplicaciones que no usas o usas muy poco, desinstalarlas hará que aumente la memoria disponible. Para ello ve a Ajustes>Aplicaciones. Bajo “Descargadas” aparece una lista. Selecciona una aplicación que quieras quitar y pulsa “Desinstalar”. Arrastrarla no desinstalaEste es el modo correcto de desinstalar utilizando el sistema operativo.

Algunos piensan equivocadamente que arrastrando el icono del escritorio hacia “Borrar” han desinstalado la aplicación y no es así. Lo único que han hecho es eliminar el acceso directo, pero la aplicación sigue estando ahí.

Una vez limpiadas las publicaciones de JW Library que ya no se usan y las aplicaciones innecesarias, vuelve a comprobar la memoria disponible. Si has conseguido reducirla lo suficiente, apaga tu terminal y vuelve a encenderlo. Ahora vuelve a usar JW Library. En muchos casos, lograremos que funcione bien sólo con esto. Pero, ¿y si no es así?

Desinstalar antes de reinstalar

Tal vez la solución sea reinstalar JW Library. Al hacerlo, dispondremos de la última versión que esté disponible. Esto es importante, ya que las nuevas versiones van corrigiendo problemas y defectos que se han detectado en versiones anteriores. Sin embargo, antes de esto hay que desinstalar la versión que tengamos instalada. De nuevo, el modo correcto de hacerlo es ir a Ajustes>Aplicaciones>JW Library>Desinstalar. Una vez realizada la desinstalación, hay que reinstalar la última versión siguiendo los pasos que se explican en esta página.

Desinstalar aplicaciones y reinstalar JW Library

Tras reinstalar JW Library configura el uso de la tarjeta SD

Una vez hecha la reinstalación, puedes indicarle al programa que almacene los archivos multimedia en la tarjeta SD. La manera de hacerlo está explicada en el mismo artículo que se cita arriba, es decir, JW Library: ¿podría funcionar mejor? Hay un subtema (el tercero) titulado “Guarda los archivos multimedia en la tarjeta SD“. Ahí te explica, incluso con ilustraciones, la manera de hacerlo. Si la opción de guardar archivos multimedia en la tarjeta SD no aparece, puede ser por dos motivos: (1) porque no hemos instalado ninguna tarjeta SD o (2) porque nuestro terminal está diseñado para que las instalaciones de aplicaciones funcionen sólo en la memoria principal. En este último caso, lee este artículo donde te explica qué se puede hacer.

JW Library sólo tiene capacidad de almacenar en la tarjea SD archivos multimedia (música y vídeos), pero no publicaciones (libros, folletos, revistas, etc.) Esto se debe a que las publicaciones están en un formato especial, que sólo puede leer JW Library, y al descargarlas llegan a formar parte del mismo programa. Sin embargo, los archivos multimedia pueden ser reproducidos por otras aplicaciones, por ejemplo, un reproductor como MX Player o VLC.