En la primera parte de este artículo ya hemos explicado cómo preparar la pantalla del ordenador y el mismo ordenador para reproducir vídeos en el Salón del Reino. ¿Qué hay que hacer ahora? (A) conectar el televisor al ordenador, (B) configurar la pantalla del televisor, (C) instalar el reproductor VLC Media Player y (D) configurar el reproductor. Veamos cómo se hace todo esto. Recuerda que la explicación se basa en un ordenador con Windows 10.

A. Conecta el televisor al ordenador

Para esto necesitamos un cable HDMI lo suficientemente largo. Si la distancia entre el ordenador y el televisor es grande, aunque un cable HDMI puede ser suficiente, es mejor solución un cable SDI (Serial Digital Interface). Este tipo de cable, usado principalmente en entornos profesionales, permite la transmisión de audio y vídeo de alta calidad a una mayor distancia (más de 100 metros). El problema que puede surgir es que ni el ordenador ni el televisor tengan la conexión adecuada, así que habrá que instalar conversores de señal. La cosa quedará así:

Ordenador—>Cable HDMI—>Conversor 1—>Cable SDI—>Conversor 2—>Cable HDMI—>Televisor 1

Cables y conversor

Si el Salón del Reino tiene más de un televisor, habrá que añadir otro cable SDI, otro conversor y otro cable HDMI . Partiendo desde el segundo conversor (que deberá tener una entrada SDI, una salida SDI y una salida HDMI), el orden de conexiones sería:

Conversor 2—>Cable SDI—>Conversor 3—>Cable HDMI—>Televisor 2

Esta configuración puede variar de un Salón del Reino a otro. Lo mejor es seguir las directrices que marca la sucursal para este tipo de instalaciones. Lo que aquí explicamos no sustituye dichas instrucciones, ya que la intención de este blog no es otra que hacer fácil lo difícil, es decir, aportar una mayor comprensión de lo que se hace.

B. Configura la pantalla del televisor

En la primera parte de este artículo ya se ha explicado cómo configurar la pantalla del ordenador. Ahora necesitamos configurar la pantalla del televisor, y, lógicamente, se hace desde el ordenador. La manera de hacerlo es la siguiente:

Extender1. Extiende la pantalla. ¿Qué quiere decir esto? Imagina que haces obras en casa. Tiras un tabique y unes dos habitaciones. Ahora tienes una sola habitación “extendida” o más grande. Del mismo modo, puedes convertir el televisor del Salón en una extensión del monitor del ordenador. Una vez hecho, cualquier ventana que “arrastres” hacia la derecha del monitor del ordenador, verás que va desapareciendo de éste y apareciendo por la izquierda del televisor. Eso hará posible que hagas una tarea usando la pantalla del ordenador, y al mismo tiempo otra tarea diferente en el televisor. Vamos a “tirar el tabique”. Para ello, pulsa la combinación de teclas “Windows”+P. Desde la derecha surge un menú. Selecciona la opción “Ampliar” y ya está.

2. Establece la pantalla 1 como pantalla principal. Para hacer esto pulsa la tecla “Windows”+i (i de “imagen”) Ahora haz clic en “Sistema”. En la opción del menú “Pantalla” haz clic en la pantalla 1 y marca la casilla “Convertir esta pantalla en la principal”. Arriba de esta casilla está el menú “Varias pantallas”. Asegúrate de que la opción que está activada es “Extender estas pantallas”. No te olvides de pulsar en “Aplicar”.

Personaliza pantalla

3. Copia en el televisor la misma resolución del monitor. Los monitores y los televisores tienen una resolución por defecto. Supongamos que la del monitor es 1366 x 768 y la del televisor es 1920 x 1080. Esto puede dar como resultado que la imagen del monitor ocupe toda la pantalla y la del televisor sólo una parte. Para que esto no ocurra, ambas pantallas deben tener la misma resolución. ¿Cómo se logra esto? Pulsa la tecla “Windows”+i. Ahora sigue la ruta “Sistema”>”Pantalla”>”Configuración de pantalla avanzada”. Pulsa en el recuadro grande de la pantalla 1 y elige la resolución recomendada. Ahora pulsa en el recuadro grande de la pantalla 2 y asígnale la misma resolución que has puesto en la pantalla 1. Dale a “Aplicar” y confirma que el cambio va a ser permanente.

Resolución pantalla

C. Instala el reproductor VLC Media Player

Hay muchos programas para reproducir vídeos. Los diferentes sistemas operativos suelen llevar instalado uno por defecto. Por ejemplo, los sistemas Windows llevan el “Windows Media Player”. Sin embargo, hay otros más adecuados para reproducir vídeos en el Salón del Reino. En algunos casos la razón es porque llevan incorporado un mayor número de codecs. En otros casos, por la calidad de imagen o de sonido. Uno de los que mejor funcionan es el conocido como Media Player Classic. Este es el que yo recomendaría para un uso general. Su extensísimo paquete de códecs (=codificador-decodificador) es capaz de reproducir prácticamente cualquier formato de audio o de vídeo.

Anclar VLCSin embargo, para su uso en el Salón del Reino es mejor usar el VLC Media Player, debido, entre otras razones, a que tiene unas opciones de configuración que se adaptan a la perfección a nuestras necesidades. Por otra parte, cuenta con un respaldo técnico muy solvente y fiable desde hace tiempo. Es, por decirlo así, la opción más segura y la que mejor se adapta. Puedes descargarlo desde aquí. Este enlace es el oficial, así que ofrece las máximas garantías. Una vez instalado, busca su icono en el escritorio. Pulsa sobre él con el botón derecho del ratón y selecciona “Anclar a la barra de tareas”. Esto te permitirá tenerlo siempre a mano.

D. Configura el reproductor VLC Media Player

ADVERTENCIA PRELIMINAR: Antes de configurar el reproductor, asegúrate de tener conectado al ordenador tanto el monitor como la televisión del Salón del Reino. Si no es así, algunas de las opciones que se explican a continuación no aparecerán y no podrán ser configuradas. No olvides “Guardar” los cambios que introduzcas para que puedan surtir efecto.

Los pasos que se marcan a continuación tienen el propósito de conseguir que los vídeos se reproduzcan en el televisor (o televisores) del Salón del Reino, a pantalla completa, arrancando y terminando con fondo negro y sin ningún elemento que distraiga la atención, como puede ser el título del vídeo, la barra de tareas, o la barra de progreso y de configuración del reproductor. También son para lograr la mayor nitidez y la ausencia de problemas con el color. Para comenzar, abre el programa VLC Media Player. Selecciona en el menú “Herramientas” y luego “Preferencias”.

VLC preferencias 1

Se abrirá “Preferencias de interfaz”. Marca la casilla “Pausar en el último fotograma de vídeo”.

VLC Pausar en último 2

Ahora ve a la sección del menú “Subtítulos/OSD”. Desmarca la casilla “Habilitar visualización en pantalla (OSD)” y a continuación marca la opción “Todo” que aparece hacia la esquina de abajo a la izquierda. Cuando lo hagas se abrirá “Preferencias avanzadas”.

3 Deshabilitar OSD

Cuando estés ya en “Preferencias avanzadas”, busca y selecciona “Video” en el menú vertical de la izquierda. Una vez que lo hayas pinchado, fijate ahora en la parte derecha de la pantalla y haz las siguientes tres operaciones:

Marca “Salida de vídeo a pantalla completa”

Desactiva “Video embebido”

Desactiva “Mostrar título del medio sobre el vídeo”

Cuando hayas hecho estas tres operaciones, vuelve al menú vertical de la izquierda y selecciona “Módulos de salida”.

4 VLC opciones de video

Una vez que hayas seleccionado “Módulos de salida”, vuelve a dirigir tu atención a la parte derecha de la pantalla y en “Módulos de salida de vídeo”, selecciona “Salida de vídeo DirectX (Direct Draw)”. Al terminar, vuelve a hacer clic en “Sencillo”, en la esquina de abajo a la izquierda.

5 VLC módulo salida video

Ahora vamos arriba al menú y seleccionamos “Vídeo”. Aquí hay que hacer las siguientes tres operaciones:

Desactiva la casilla “Usar conversiones hardware YUV –> RGB”

En “Dispositivo de pantalla” selecciona “\\.\DISPLAY2”

Haz clic en “Guardar” o se perderá todo el trabajo hecho hasta ahora.

6 VLC no usar YUV RGB

Dos consejos finales

El primero de ellos es que establezcas VLC Media Player como el reproductor predeterminado de vídeo. Así, si tienes instalado más de un reproductor, cuando hagas clic en algún vídeo éste se reproducirá con VLC y no con otro reproductor.

Para establecerlo, pulsa “Windows”+i. Luego ve a “Sistema” y “Aplicaciones predeterminadas”. Aparecerá una lista de todas ellas. Busca “Reproductor de video” y haz clic en el que aparezca. Esto mostrará una lista de los programas disponibles y tan sólo hará falta marcar el que nos interese, en este caso, el VLC.

El segundo consejo es que tengas los vídeos bien localizados. Si has seguido el consejo de colocar el VLC en la barra de tareas, sólo tienes que arrastrar con el botón derecho del ratón cualquier vídeo hasta dicho icono, y, al soltar, automáticamente quedará “anclado”. Después, solamente pulsando el icono de VLC en la barra de tareas con el botón derecho del ratón, se desplegará hacia arriba una lista de los vídeos. Pulsamos el que queremos reproducir y ya está.