Prácticamente todas las semanas hay algún vídeo que reproducir en el Salón del Reino. ¿Qué preparación hay que hacer en el ordenador para esto? ¿Qué reproductor de vídeo usaremos? ¿Cómo podemos configurarlo para que todo salga como es debido? Si tienes dudas acerca de cómo conectar los cables, te sugiero que repases la información sobre Cómo conectar el ordenador al televisor del Salón del Reino.  En realidad, la información siguiente complementa la que ya se dio en esa página.

La explicación siguiente se basa en que tenemos un ordenador con el sistema operativo Windows 10. Si tu ordenador tiene instalado Windows 7, Windows 8 ó Windows 8.1 lo más probable es que puedas actualizarlo sin costo a Windows 10. Para eso necesitas descargar la herramienta Media Creation Tool. Necesitarás una conexión a internet y mucha paciencia, ya que el proceso lleva bastante tiempo.

También debes tener en cuenta que lo que vamos a explicar sólo tiene que ver con reproducir vídeos ya bajados, es decir, vídeos que ya están en tu ordenador. Si tienes dudas acerca de cómo se bajan los vídeos, repasa la información sobre Cómo descargar los vídeos. En esta primera parte de la explicación veremos cómo preparar adecuadamente el ordenador. Dentro de algunos días publicaremos la segunda parte, en la que se explicará qué reproductor usar y cómo configurarlo.

Preparación previa de la pantalla

Nuestra meta debe ser que en la pantalla aparezca sólo y exclusivamente el vídeo, sin nada más que pueda distraer la atención, y sin nada que pueda ocasionar alguna interrupción. Un escritorio lleno de iconos o un fondo de pantalla vistoso no son apropiados para esto. Así que comencemos por configurar una pantalla en condiciones.

Ocultar iconos escritorio1. Oculta los iconos del escritorio. Para ello haz clic con el botón derecho del ratón en alguna parte del escritorio y selecciona “Ver”. Se despliega un menú y abajo hay que desmarcar “Mostrar iconos del escritorio”. Ahora en el escritorio ya no aparecerá ningún icono. Pero, ¿Y si nos hacen falta? No te preocupes.

Iconos en barra de tareasSitúate en la barra de tareas, que está en la parte de abajo de la pantalla. Haz clic con el botón derecho del ratón en algún lugar de la barra que no esté ocupado (también puedes hacer este clic en la ventanita de búsquedas, abajo a la izquierda), y selecciona la primera opción: “Barras de herramientas”. A continuación marca “Escritorio”. Verás que en la barra de tareas aparece la palabra “Escritorio” y justo a la derecha hay dos pequeñas marcas (>>). Al pulsar en ellas, se despliega hacia arriba un menú donde aparecen todos los iconos que antes veíamos en el escritorio.

Oculta la barra de tareas2. Oculta la barra de tareas. Con el botón derecho del ratón, haz clic en algún espacio libre de la barra de tareas y selecciona “Propiedades”. Marca la opción: “Ocultar automáticamente la barra de tareas” y pincha en “Aceptar”.

Ahora la barra de tareas sólo aparecerá cuando arrimemos el ratón por la zona de abajo de la pantalla, permaneciendo oculta el resto del tiempo. Si por alguna razón da la impresión de no desaparecer, bastará con hacer clic en cualquier espacio libre del escritorio para que se oculte de nuevo.

3. Pon un fondo de escritorio negro. Esto es para que la pantalla no distraiga la atención. Además,  los vídeos Fondo negroterminan, por lo general con un fondo negro. Pero, ¿cómo se hace? Pulsamos con el botón derecho en cualquier parte del escritorio y seleccionamos “Personalizar”. Bajo “Fondo” elegimos “Color Sólido” y luego seleccionamos el recuadro de color negro. Ya está.

Ahora, al mirar la pantalla solo verás el color negro por todas partes, sin nada que distraiga la atención. Sin embargo, seguimos teniendo disponible la barra de tareas. Recuerda que sólo hace falta acercar la flecha del ratón por la parte baja de la pantalla para esto.

Protector de pantalla4. Desactiva el protector de pantalla. Como sabes, si el ordenador está encendido y ha transcurrido un cierto tiempo sin usarlo, se activa el protector de pantalla. Una imagen en movimiento protegía los antiguos monitores de rayos catódicos contra la formación de sombras de imágenes. El protector no es necesario en monitores planos modernos, y su uso sólo sirve como diversión o entretenimiento. Para evitar que aparezca en los televisores del Salón del Reino, haz lo siguiente: Pulsa la tecla del logotipo de Windows+i. Haz clic en “Personalización”. En el menú vertical a la izquierda elige: “Pantalla de bloqueo”. Haz clic en la línea: “Configuración de protector de pantalla”. Aparece una ventana. Despliega el menú bajo “Protector de pantalla” y elige la primera opción (“Ninguno”). Pulsa “Aceptar” y ya está.

Preparación previa del ordenador

No deberían salir sonidos no deseados, ni tener interrupciones de corriente ni de otro tipo. Para evitarlo ten en cuenta los siguientes consejos:

1. Utiliza corriente alterna. Si el ordenador es un portátil, debe conectarse a la corriente aunque la batería tenga suficiente carga. El usar sólo la batería puede afectar al funcionamiento del ordenador, ya que puede poner en marcha ciertos procesos encaminados a ahorrar batería, como puede ser reducir la iluminación de la pantalla, o ralentizar la velocidad del procesador, o incluso apagar la pantalla o entrar en modo de suspensión después de un cierto tiempo. Esto nos lleva al siguiente punto, que es:

Plan de energía2. Configura bien las opciones de energía. Pulsa la tecla del logotipo de Windows+X. En el menú que aparece elige “Panel de control”. Ahora debes seguir la ruta: “Sistema y seguridad”>”Opciones de energía”>”Cambiar la configuración del plan”. Haz clic en el plan de energía que tengas habilitado y esto te llevará a una nueva sección que tendrá una o dos columnas (dependiendo de si es un ordenador sin batería o un portátil con batería). Aparecen dos opciones: “Apagar la pantalla” y “Poner al equipo en estado de suspensión”. Despliega todas las listas y elige para todas ellas la última opción, es decir: “Nunca”. Esto es como decir al ordenador que se mantenga siempre encendido, tanto la pantalla como el ordenador, con lo que nos ahorraremos más de un susto.

Sin sonidos uno3. Elimina los sonidos del sistema. Esto se refiere a los sonidos que hace el ordenador al iniciar o terminar una sesión, maximizar o minimizar una ventana, etc. Con el fin de no distraer, es mejor tener un sistema operativo sin sonidos. Así el único sonido que se orirá será el del vídeo que se va a reproducir. Para lograrlo sitúate en la esquina inferior derecha de la pantalla, y en el icono de sonido (un dibujito de un altavoz) haz clic con el botón derecho del ratón. En el menú selecciona “Sonidos”.

Sin sonidos dosEsto hará aparecer una nueva ventana. En ella vamos al menú desplegable que hay bajo “Combinación de sonidos”, elegimos la opción “Sin sonidos” y pulsamos el botón “Aceptar”.

4. Configura bien la salida del sonido. Si tu ordenador ha sido conectado mediante un cable HDMI a los televisores, debes saber que por dicho cable viaja (1) imagen y (2) sonido. Pero dicho sonido va dirigido a los altavoces del televisor, no del Salón del Reino. Para escuchar el vídeo por los altavoces del Salón del Reino, hay que conectar un cable Canon XLR desde la salida de auriculares del ordenador a la entrada del amplificador (o a un cable de micrófono). Esto ya se explicó en la página Cómo conectar el ordenador al televisor del Salón del Reino, a la que se ha hecho referencia al principio de este artículo.

Audio predeterminadoEso significa que el sonido puede salir del ordenador por DOS sitios: (1) por el cable HDMI hacia los altavoces del televisor y (2) por el cable Canon XLR hacia el amplificador y los altavoces del Salón del Reino. Al reproducir un vídeo normalmente deseamos que el sonido se oiga bien por todo el Salón, así que debemos elegir la salida de sonido del cable Canon XLR. ¿Cómo le indicamos esto al ordenador? Nuevamente sitúate en la esquina inferior derecha de la pantalla, y en el icono de sonido (un dibujito de un altavoz) haz clic con el botón derecho del ratón. Pero esta vez, en el menú selecciona “Dispositivos de reproducción”. Se abre una ventana con una lista de las conexiones de sonido. Pinchamos con el botón derecho en “Altavoces” y en el menú que se despliega elegimos que éste sea el dispositivo predeterminado.