Tablet o papel¿Podemos usar con confianza una tablet al subir a la plataforma? Esta cuestión puede surgir si tenemos que presentar alguna demostración, pronunciar algún discurso, leer o conducir una reunión. Si en vez de usar un bosquejo o una publicación en papel usamos una tablet o un teléfono móvil, ¿cómo podemos asegurarnos de no tener ninguna interrupción? La seguridad al 100% no existe, pero hay ciertas precauciones que deberíamos tomar para estar lo más tranquilos posible.

Lleva la batería con suficiente carga

Asegúrate de que no te vas a quedar sin batería en el peor momento. Para ello, es una buena costumbre llevarla completamente cargada justo cuando vamos hacia el Salón del Reino. Si no te es posible hacerlo, puedes adquirir una batería externa. Estas almacenan carga adicional y sirven para reponer la de tu dispositivo simplemente enchufándolas por cable. Eso sí, necesitan un Batería externacierto tiempo, pero puedes usarlas en cualquier lugar. La capacidad de recarga de las baterías se mide en miliamperios/hora (mAh). Comprueba los mAh de la batería de tu dispositivo y compra una batería externa que tenga por lo menos la misma cantidad (o más) de mAh. Así te garantizas una recarga completa. Por supuesto, las necesidades pueden variar. Por ejemplo, quizá quieras recargar más de un aparato, o recargarlo más de una vez. Hay modelos desde 1500 mAh hasta más de 20.000 mAh. Otro factor a tener en cuenta es la intensidad de la corriente de salida (se mide en amperios, o “A”). Cuanto mayor sea ésta, más rápidamente se efectuará la recarga. Un dipositivo con 1A será más lento en recargar que uno con 2,5A.

Prolonga el tiempo de suspensión de la pantalla

Por lo general, y con el fin de ahorrar batería, tanto las tablets como los teléfonos moviles están configurados para que la Screenshot_2015-11-30-17-46-41pantalla se apague tras un cierto tiempo desde la última vez que se ha usado. Si estás en pleno discurso y se te apaga la pantalla cada poco tiempo, esto puede ser un inconveniente serio. Para evitarlo, si sabes que te va a tocar subir a la plataforma, ve al apartado de “Ajustes” de tu terminal, y una vez allí busca el apartado “Suspender después de” y ponle el máximo tiempo posible, tal vez 30 minutos. Será raro que en todo ese tiempo no tengas que tocar, al menos levemente la pantalla, y cada vez que lo hagas comenzará una nueva cuenta atrás de 30 minutos hasta que se apague. Con ese margen vas a evitar algún que otro susto.

Hay algunas aplicaciones que tienen su propio contador de tiempo para suspender la pantalla. Por ejemplo, el programa Moon+ Reader lo lleva incorporado. Este contador funciona independientemente del que tenga el sistema operativo. Por eso, si vas a usar este programa en la plataforma, asegúrate de tenerlo configurado correctamente. Este programa también tiene un avisador para indicar que llevamos mucho tiempo leyendo la pantalla. Si no lo hemos configurado, también nos puede dar alguna sorpresa. Tienes más información sobre esto en Cómo estudiar el libro “Ejemplos de fe” con la tablet. Busca el subtítulo “Configura el Moon+ Reader” donde te explica la manera de eliminar estos avisos.

Pon el terminal en modo Silencio

Puede que tu tablet no tenga la capacidad de recibir llamadas. Aún así, podrías recibir avisos de mensajería o de otro tipo que emiten algún tipo deSilencio sonido. Para no tener interrupciones de ese tipo, ve a “Ajustes” y a “Perfiles de audio” (también puede ser “Sonido y notificaciones” o algo similar, dependiendo del sistema operativo) y haz los ajustes pertinentes. Otra solución es usar los botones de volumen para reducirlo hasta el límite, lo que equivale a poner el modo silencio. También es posible que tu dispositivo tenga algún acceso directo o algún “widget” que te permita hacer esto con más facilidad. Revisa, además, las alarmas, despertadores o cronómetros y asegúrate de no tener ninguna alerta programada, ya que a veces se superponen al modo silencio y suenan de todos modos.

Usa el modo Avión

Todas las precauciones anteriores no servirán de nada si tu tablet o teléfono móvil tiene la capacidad de recibir llamadas de voz, y recibes una mientrasModo avión estás en la plataforma. Es verdad que el modo silencio impedirá que suene el teléfono, pero no impedirá que el aviso de llamada entrante se superponga a la pantalla que esté activa en ese momento, y esto puede ser un problema si en ese momento estás leyendo algo. Para que esto no te suceda, pon tu terminal en modo Avión.

Una manera fácil de hacerlo es pulsando el botón de apagado de tu dispositivo. Al hacerlo aparecerá un menú, una de cuyas opciones es precisamente el modo Avión. En este modo perdemos la conectividad de todo tipo, incluída la de red telefónica. Eso significa que dejará de funcionar el Wifi  y el Bluetooth. No obstante, es posible volver a activar ambos bajo el modo avión. Así que si introducimos el modo Avión y después activamos de nuevo el Wifi, dejaremos de recibir llamadas telefónicas pero podremos seguir conectándonos a internet.

Incrementa el brillo de la pantalla

En la plataforma suelen haber luces que apuntan al atril del orador y en muchas ocasiones son de mayor intensidad. Esto puede hacer que no podamos Brillover con claridad la información de nuestra pantalla. Puedes ir a “Ajustes” , luego a “Pantalla” y finalmente a “Brillo”. No pongas el brillo automático y si lo tienes puesto quítalo. En su lugar, incrementa el brillo, si es necesario hasta el tope máximo, para que puedas ver la pantalla con la suficiente claridad. Esto también te será de ayuda cuando uses tu dispositivo a plena luz del día, ya que la luz ambiental, ya sea en el interior o en el exterior de un recinto, tiende a anular el contraste y dificultar la claridad en la lectura.

Si todo falla, usa el papel

Aunque nuestra preparación o estudio personal lo hagamos en la tablet, es prudente tener a la mano una copia en papel, ya sea de la publicación o delPapel bosquejo, para minimizar un posible fallo tecnológico, ya que, a pesar de todas las medidas que arriba se explican, pueden ocurrir otro tipo de problemas. Se puede caer la tablet al suelo y romperse la pantalla. Puede fallar el procesador o el chip gráfico, y pueden pasar muchas otras cosas con las que no contábamos. Si un hermano está leyendo La Atalaya y tiene un percance, puede sacar de su bolsillo un ejemplar del artículo en papel y continuar. Tal vez el estudio, el subrayado o las notas lo haya hecho con la tablet, pero si ésta falla no le impedirá que pueda seguir leyendo con total normalidad.