Cuando esto sucede hay tres razones principales: (1) problemas físicos (2) problemas de seguridad y (3) configuración del router. Además, veremos qué son las DNS y cómo cambiarlas para mejorar la navegación. Vamos a empezar por averiguar la velocidad de nuestra conexión. haz una medición en esta página. Si la página da error, es posible que no tengas instalado en el ordenador el programa Adobe Flash Player. También puedes comprobar la velocidad de tu conexión en esta otra página. Verás que hay dos resultados principales: la velocidad de bajada y la velocidad de subida, o, dicho de otro modo, la velocidad a la que recibes datos y la velocidad a la que envías datos. Si tu conexión es del tipo ADSL (Asymmetric Digital Subscriber Line), es normal que la bajada sea mucho más rápida que la subida. Eso es lo que significa la primera palabra: Asymmetric. Los resultados de las mediciones se pueden presentar en MBPS (MegaBytes Por Segundo) o en KBPS (KiloBytes Por Segundo).

Aclaración: un byte equivale a ocho bits. Las compañías telefónicas lo simplifican, y nos engañan diciendo que una conexión es de “20 Megas”, y todos nos creemos que vamos a poder bajar 20 megabytes por segundo, pero en realidad lo que vamos a bajar son 20 megabits por segundo, o sea, 2,5 megabytes reales (20/8=2,5). Un megabyte son 1000 kilobytes. Asi que los resultados de las mediciones que se dan en megabytes son en realidad megabits.

Problemas físicos

La señal de internet viaja, en primer lugar, desde el repetidor de la compañía telefónica hasta nuestro router. Y no es lo mismo estar a cuatro kilómetros que tener uno al lado de casa. Cuanto más lejos, más señal se perderá por el camino. Esto explica, en parte, por qué varios usuarios de un mismo servicio tienen mediciones diferentes según el lugar donde vivan. Por lo tanto, una primera cosa que debemos tener en cuenta es no contratar un servicio con una compañía telefónica cuyo repetidor esté demasiado lejos de nuestro domicilio. Esto lo saben bien los usuarios de internet que viven en zonas rurales apartadas del centro urbano. En estos lugares tal vez haya que recurrir a otro tipo de conexión, como la que se hace vía satélite.

Una vez que la señal llega a nuestro router, éste se encarga de distribuirla de dos maneras: (1) por cable y (2) por wifi. La conexión por cable siempre será más rápida y más estable que la conexión por wifi, y además, es una señal que no se puede “robar”. Hablemos ahora de la segunda opción, es decir, de la señal por wifi. ¿Qué va a pasar si nuestro router está demasiado lejos de la habitación donde usamos el ordenador?. Pues que una parte de la señal se perderá por el camino. Wifi no es más que una señal de radio de alta frecuencia, que se puede digitalizar y transformar en datos. Pero en esencia es una radio, o si lo prefieres, un walkie-talkie. Si tienes uno de estos aparatos, sabrás por experiencia que la calidad de la señal puede ser interrumpida por interferencias, y que no será la misma si entre el transmisor y el receptor hay obstáculos que salvar, como paredes, edificios, etc.

RouterPor lo tanto, algo que te puede ayudar a mejorar la señal es colocar el router en otro sitio diferente de la casa. Prueba varios lugares y ve haciendo mediciones con ayuda de las páginas web que te indico en el primer párrafo. También puedes cambiar de lugar el receptor de la señal, es decir, el ordenador, tablet, teléfono… No recibirás la señal igual en una habitación que en otra. Hay que hacer pruebas. Por si fuera poco, la señal wifi puede “rebotar” en ciertos rincones. No es raro que en una misma habitación haya enormes diferencias de calidad de recepción simplemente desplazando el terminal unos centímetros.

Si estos esfuerzos no dan el resultado apetecido, podemos intentar otras soluciones. Una de ellas sería colocar en el ordenador una antena receptora de alta potencia. En las tiendas de informática las puedes encontrar. Algunas marcas muy recomendadas son Alfa y TP-Link. Las más indicadas serían las omnidireccionales con una potencia receptora de 10 a 15 dbi (decibelios de entrada). Los aparatos que emiten o reciben wifi pueden ser del tipo a/b/g/n. Estas letritas tienen que ver con la capacidad de transmisión de datos. La mejor y más moderna es la “n” (300 Mbps) pero eso sí, tanto el router como la antena wifi deben ser del tipo “n”. Además, asegúrate de que tienen la especificación MIMO. Esto quiere decir que, en realidad la antena trabaja como si fueran dos o tres antenas, recogiendo prácticamente todos los rebotes de señal y reduciendo al mínimo las interrupciones en la transmisión.

Otra solución sería instalar dos o más aparatos del tipo PLC (Homeplug). Estos se conectan a los enchufes de la red eléctrica, y la aprovechan para transmitir la señal de internet. Uno tiene que ir donde está el router y conectarse a él. Luego éste se encargará de distribuír la señal por todo el cableado eléctrico de la casa. En un enchufe cercano al lugar donde queremos recibir la señal, colocamos otro PLC, donde a su vez conectamos el ordenador. Este último PLC puede distribuír la señal mediante cable, o en algunos modelos mediante wifi, haciendo las veces de repetidor de señal.

Problemas de seguridad

Empieza por comprobar el cortafuegos. Haz una medición de las explicadas en el prmier párrafo con el cortafuegos activado y otra con el cortafuegos desactivado (vuelve a activarlo nada más terminar). Para hacer esto deberás ir al Panel de Control>Sistema y seguridad>Activar o desactivar Firewall de Windows>Desactivar Firewall de Windows. En caso de que notes que te está ralentizando la señal, revisa su configuración o instala otro firewall.

También debes comprobar la configuración de las actualizaciones del sistema operativo. Busca el emplazamiento de “Windows Update” y desactiva las actualizaciones automáticas. Es mejor que el ordenador te pida permiso para descargarlas e instalarlas. Si no es así, el ordenador se volverá más lento hasta que terminen las actualizaciones, que se instalarán en un segundo plano mientras trabajas.

SoftPerfect Wifi Guard¿Tienes algún virus, adware o malware que te pueda estar frenando la conexión? Haz un examen completo con el antivirus y el antiespía, y elimina los adwares que puedas tener. ¿Podrías tener algún intruso en tu conexión? Tal vez pienses que alguien te roba la señal. Hay una manera de saberlo. Instala el programa SoftPerfect Wifi Guard y selecciona el adaptador inalámbrico que vas a usar. Podrás saber todos los dispositivos que están conectados a tu red. Te dará una lista de sus direcciones MAC. Una MAC es una serie de números (ejemplo: 8C-18-D9-61-1E-4C) que vienen a ser algo así como la matrícula del coche. Cada aparato con conexión inalámbrica (teléfono, tablet, portátil, etc.) tiene su propia MAC. Si no sabes cuál es la MAC de cada aparato haz una cosa: apágalos todos y luego ve encendiéndolos uno a uno, haciendo un escaneo con SoftPerfect Wifi Guard cada vez. El programa te permite que los marques como dispositivos conocidos y que les pongas un nombre. Una vez concluído el proceso, los aparatos con MAC conocida tendrán un punto verde. Los que no logres identificar, tendrán un punto rojo. Salvo que sepas de qué aparatos se trata, es bien seguro que tienes intrusos en tu red. Más abajo se explica qué hacer en este caso.

Configuración del router wifi

Para configurar un router, obviamente tendrás que saber cómo acceder al mismo. Para ello, pulsa la tecla “Windows”+R y en la ventanita de “Ejecutar” escribe cmd y pulsa <Entrar>. Aparece una ventana con fondo negro. Escribe ipconfig y pulsa <Entrar> . Aparece un número en el renglón “Puerta de enlace predeterminada”,  que puede ser 192.168.1.1 o parecido. En tu navegador de internet escribe este número arriba en la barra de direcciones (URL) y pulsa <Entrar>. Para poder entrar, se te pedirá el usuario y la contraseña. En algunos casos es la palabra “admin” (tanto para usuario como para contraseña). En otros casos serán los números: “1234”. Tendrás que buscar esto en Google si no lo sabes, indicando algo así como “clave de acceso al router (pon aquí tu modelo)” y pulsando <Entrar>.

Lo que explico a continuación puede variar de un modelo a otro. Los menús no son iguales, así que algunas cosas tal vez tengas que buscarlas un poco más. Para ganar en velocidad de conexión, prueba a cambiar de canal. Si el canal que usas en la actualidad está saturado (hay muchos vecinos en la zona conectados por el mismo canal), cámbialo por otro. Hay 13 para elegir, aunque el último (el 13)  puede que algunos aparatos más antiguos no lo reconozcan. Una vez hecho, guarda la nueva configuración y espera un poco. Si la velocidad no mejora. prueba con otros canales hasta que encuentes uno que esté más despejado.

Mosaico routerSi el problema es un intruso, haz lo siguiente. Ve donde diga “Filtrado MAC” o algo parecido. Aquí podrás escribir la MAC del intruso que has detectado con el programa SoftPerfect Wifi Guard.  Indica “Denegar” (Deny) y dale a “aplicar”. Los aparatos cuya MAC sea añadida a esta lista no podrán usar tu wifi para navegar. Con el fin de ponérselo difícil a los intrusos, ve ahora al apartado “Seguridad” y haz lo siguiente:

  1. Desactiva WPS,
  2. Cambia el SSID y pon otro nombre que no sea el que viene de fábrica (este será el nuevo nombre de tu red. Deberás volver a conectar tus aparatos a esta nueva red que has creado)
  3. Cambia el cifrado de seguridad. No pongas WEP (el más vulnerable). El mejor es WPA2-PSK (hará dificilísimo descifrar la clave)
  4. Cambia la contraseña por una larga y que contenga cifras, letras, mayúsculas y minúsculas (y guárdala bien, por si te hace falta más tarde)

Finalmente, ve al apartado “Control de Acceso” y cambia el usuario y contraseña para acceder al router. De nuevo, guárdalos bien para cuando se necesiten.

Cambia las DNS

Las DNS (Domain Name System) determinan la dirección del primer punto a través del cual nos vamos a conectar a internet. Cada proveedor de telefonía tiene sus propias DNS, pero no es obligatorio que sean ésas las que usemos. Algunas mejoran considerablemente la velocidad de navegación, así que merece la pena hacer pruebas hasta encontrar las más veloces. ¿Cómo se cambian?

  1. Sitúa el ratón en la esquina de abajo  a la derecha, justo encima del símbolo de la red wifi y dale al botón derecho del ratón
  2. Ve a “Abrir el centro de redes y recursos compartidos”
  3. Ve a “Cambiar la configuración del adaptador”
  4. Pulsa con el botón derecho sobre tu red, y dale a “Propiedades”
  5. Marca en la lista “Protocolo de Internet versión 4 (TCP/IPv4)” y pulsa en “Propiedades”
  6. Marca “Usar las siguientes direccciones de servidor DNS:”
  7. Ahora cámbialas por otras. Hay que poner dos: la preferida y la alternativa. En esta página encontrarás muchas para ir probando.

DNSCon un poco de paciencia encontrarás algunas que mejorarán la rapidez de la navegación. También puedes usar las de Google, que son: 8.8.8.8 y 8.8.4.4. Suelen funcionar bastante bien. Y no te olvides de algo elemental: cuando hay mucha gente conectada al mismo tiempo a un mismo router, es inevitable que la conexión sufra. Esto puede suceder por ejemplo en el Salón del Reino, si hay demasiadas conexiones a la vez. De hecho, llega un momento en que ya no podrá conectarse más gente.

Esto tiene solución. Hay que instalar una antena de distribución de señal Wifi de alta potencia. Sin embargo, su instalación debe hacerla un profesional, ya que debe ajustarse a la normativa legal de cada país y necesita una configuración que no es fácil si no se tienen conocimientos avanzados sobre el tema. Para el uso en un Salón del Reino el modelo más recomendable es el Ubiquiti NANOSTATION M2 – 2,4 Ghz 10 dbi. Se puede conseguir por menos de 100 euros, y es capaz de admitir cientos de conexiones wifi simultáneas. Además, la conexión se puede hacer desde lugares mucho más lejanos. Algunos modelos de esta marca son capaces de proyectar la señal wifi a más de 20 kilómetros.