Imagina que estás escuchando un discurso. Quieres tomar notas en tu tablet, pero también quieres seguir la lectura de los textos bíblicos que se citan. Necesitas ir saltando entre dos aplicaciones, y debes hacerlo con rapidez. O puede que estés en la Escuela Teocrática. Quizá necesites consultar el programa, buscar  textos bíblicos, seguir el consejo que se da en el libro “Benefíciese”, buscar un cántico, tomar un apunte… Está claro que necesitas agilidad para todo esto. Veamos qué podemos hacer para solucionar este problema.

Habilita la escritura gestual

Si usas Android y tu versión del sistema operativo no es demasiado antigua, puedes instalar el teclado de Google. Durante el proceso de instalación podrás habilitar la escritura gestual. Esto consiste en que, en vez de teclear cada letra, sin levantar el dedo de la pantalla lo arrastras de una letra a otra, pasando por todas las que componen la palabra que quieres escribir. Un sistema de texto predictivo localiza el término que estás intentando introducir y casi milagrosamente te lo deja escrito en el lugar adecuado.

Instalar teclado Google

Cuesta un poco acostumbrarse, pero merece la pena, ya que una vez que lo dominas, puedes escribir a una velocidad considerablemente mayor. Verás que no todas las palabras son reconocidas, pero me atrevo a decir que más de un 90% sí lo son, y el resto las puedes escribir tecleando con el sistema clásico. Sin embargo, esto sólo soluciona una parte del problema. La otra parte consiste en pasar rápidamente de una a otra aplicación.

Instala un buen lanzador de aplicaciones

Hay muchos. Te voy a recomendar uno: SwipePad. Este programa, en su versión gratuita, te permite tener disponibles hasta doce aplicaciones elegidas por tí en una zona especial. Puedes pasar de una a otra simplemente deslizando el dedo por la pantalla y soltándolo justo encima de la aplicación que te interesa. Accedes deslizando el dedo por un borde de la pantalla que eliges previamente, por ejemplo, el borde lateral superior derecho de la pantalla. Y lo puedes hacer desde cualquier aplicación en la que te encuentres. En la práctica es un sistema muy rápido para pasar  instantáneamente de una a otra aplicación. Comparándolo con Windows, es como tener abiertas varias “ventanas” a la vez.

SwipePad

Al instalar este programa tendrás que pulsar tres veces en “Siguiente” y otra más en “Finalizar”. Ahora verás el menú del programa. Una línea roja en el lateral derecho (la puedes cambiar de sitio) te indica la zona por la que se accede al programa. Desliza el dedo por esa zona desde el borde de tu terminal y sin despegar el dedo de la pantalla suéltalo en una de las doce ubicaciones que se te muestran. Ahora pulsa en “Aplicaciones” y tras una breve espera podrás elegir qué aplicación quieres arrancar desde la posición que has elegido. Si ahora vuelves a deslizar el dedo por la zona de la línea roja y sin separarlo de la pantalla lo sitúas justo encima de la aplicación que has introducido, al soltarlo se activará la aplicación. Siguiendo el mismo procedimiento, hazte un menú de hasta doce aplicaciones.

Si ya has ubicado una aplicación y la quieres sustituír por otra, sólo tienes que dejar el dedo encima un poco más de tiempo, hasta que veas un cambio de color y luego proceder de la misma manera que ya he explicado. La combinación de ambos programas te dará una agilidad que seguramente echabas en falta. Ahora por fin te sentirás capaz de hacerlo todo con tu tablet, sin necesidad de recurrir a una publicación impresa o a un bloc de notas de papel.