Necesitamos una herramienta, pero, ¿cuál? Las siguientes sugerencias nos ayudarán a decidir bien.

Entre un sinfin de modelos de tablets y teléfonos inteligentes (smartphones) es fácil perderse. ¿Qué requisitos debería reunir un modelo ideal para nosotros?

Tamaño de la pantalla.- Debe permitirnos escribir con una cierta comodidad. Si es demasiado pequeña, los dedos pueden resultar demasiado grandes para pulsar el teclado virtual con precisión. Y no digamos a la hora de subrayar textos usando un dedo. Si es muy grande, el dispositivo se vuelve pesado,  incómodo y poco manejable, además de consumir mucha más batería. ¿Qué tal andas de vista? Si tienes problemas, es mejor que optes por una pantalla grande. Tus ojos lo agradecerán. El mínimo tamaño de partalla recomendable sería el de 5″, el máximo, de 10″. El punto de equilibrio se sitúa en los dispositivos con pantallas entre 6 y 7″.

Resolución de la pantalla.- Los píxeles son los puntitos de color que forman una imagen. A mayor resolución, tendremos una imagen más clara y definida. Apple popularizó hace unos años las pantallas de “retina”, con una resolución de 2.048 x 1536 píxeles que ofrecen una gran definición de los detalles y esto se agradece, entre otras cosas, para leer o visualizar fotografías. Sin embargo, no todo está en los píxeles. El sistema de iluminación y el procesador gráfico pueden ser de mejor o peor calidad y esto influye mucho en el resultado final. La resolución de pantalla debe ir también en consonancia con el tamaño de la misma. Para un teléfono con pantalla de 4,5″ puede ser suficiente una resolución de 854 x 480, pero un teléfono de 5,5″ se verá mejor con una resolución de 1280 x 720 píxeles. La mayoría de las tablets se ven razonablemente bien con resoluciones a partir de 1200 x 600 píxeles. Algo que no debemos olvidar es que la pantalla influye -y mucho- en la duración de la batería. Cuanto más grande sea la pantalla y cuanta más resolución tenga, más rápidamente se agotará. Por supuesto, en esto influyen muchos otros factores.

Brillo.- Una medida poco conocida son los nits (candelas por metro cuadrado). Cuanto más alta sea esta cifra, mejor se verá nuestro dipositivo a la luz del día. Los dispositivos que mejor se ven  a plena luz del día son los que están por encima de los 400 nits. Pero dado su elevado precio, los que tienen entre 300 y 400 nits parecen la opción más razonable. Esto se agradece, por ejemplo, si queremos mostrar un vídeo cuando estamos con el exhibidor de publicaciones en la calle. Es recomendable que, sea cual sea nuestro dispositivo, le pongamos el brillo al máximo cuando lo vayamos a usar bajo la luz natural del día, aunque al hacerlo, la batería durará menos pero será suficiente, por ejemplo, para una mañana de predicación.

Batería.- Su capacidad se mide en miliamperios/hora (mAh). Debe ir en consonancia con el tamaño de la pantalla. Los teléfonos móviles de 4,5 a 5,5″ deben tener una batería entre 2.500 y 3.000 mAh. Las tablets y móviles entre 6 y 7″ necesitarían entre 4.000 y 5.000 mAh, y las tablets con pantallas grandes y altas resoluciones pueden necesitar hasta 10.000 mAh, aunque a partir de 6.000 mAh ya se obtienen resultados razonables. Estas cifras nos darán un uso continuado de entre cinco y siete horas, lo que significa que puede ser suficiente con recargar una vez al día.

Sistema operativo.- Aunque hay varios en el mercado, no cabe duda que el rey absoluto es Android (por supuesto, con permiso de Apple con su iOs). Android no es más que una versión de Linux adaptada por Google para dispositivos móviles. También es posible encontrar dispositivos con Windows 10. Cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes, pero hoy por hoy, por economía, prestaciones y gama de aplicaciones, Android sería la opción más razonable, y nuestro dispositivo no debería llevar una versión demasiado antigua, no más que la 4.2, aunque lo mejor es que lleve las versiones 5.0 y superiores.

Procesador.- Aunque los procesadores de Intel o los SnapDragon tienen una mayor eficiencia, lo cierto es que cualquier procesador de los existentes que esté a partir de un quad-core para arriba es suficiente para nuestras necesidades. Y si además contamos con un procesador gráfico Mali o Nvida, mucho mejor. La diferencia de rendimiento entre un quad-core y un octa-core apenas se nota en la práctica, y su coste es considerablemente mayor.

Conectividad.- Para utilizar la página web de JW.org es imprescindible una conexión wifi. Pero si además queremos poder conectarnos en cualquier lugar, necesitaremos que nuestro dispositivo admita una conexión 3G o 4G para poder usar la red de datos de la telefonía móvil. Esto es así porque el wifi sólo funciona si tenemos a menos de 100-150 metros un router con conexión inalámbrica (y conocemos la clave, claro). Por otra parte, el Bluetooth puede sernos muy útil, por ejemplo, para conectar un altavoz externo que también sea bluetooth ya que los altavoces de teléfonos y tablets no suelen ser demasiado potentes (no pueden tener mucha caja de resonancia). También el Bluetooth nos permitirá conectar una tablet sin 3G o 4G a un teléfono móvil y de ese modo obtener conexión con internet en cualquier lugar. Tal vez nos guste también disfrutar de una conexión GPS, por ejemplo, para localizar mediante coordenadas la dirección de cualquier Salón del Reino del mundo (este dato se facilita en JW.org)

Almacenamiento.- Los ordenadores tienen discos duros para almacenar la información y, en cierto modo, los teléfonos y tablets también. Normalmente llevan dos memorias que cumplen esa función. Una es interna, y la otra consiste en una ranura donde insertamos una tarjeta SD o Micro-SD  para incrementar la capacidad disponible. No deberíamos adquirir un dipositivo que tenga menos de 8 gigas de memoria interna, y debería admitir, por lo menos, otros 8 gigas de memoria externa (mejor 16 gigas). El uso total de memoria para nuestras necesidades teocráticas suele estar entre los 10 y 14 gigas, y hay que tener en cuenta que una buena parte de la memoria interna es usada por el sistema operativo y las aplicaciones que vienen instaladas de fábrica. En cuanto a la memoria RAM, no te conformes con menos de un giga. De lo contrario, tal vez no puedas tener instaladas todas las aplicaciones que te gustaría.

Cámara.- La posibilidad de hacer fotos o grabar un vídeo viene bien a veces, por ejemplo, para grabar una asignación en el Salón del Reino de alguien muy querido, o un discurso, o para grabar información espiritual que podamos compartir con alguien enfermo o necesitado de ánimo. Las cámaras de tablets y móviles no son especialmente potentes en la gran mayoría de los casos, pero si no somos demasiado exigentes, nos vendrán bien. Las que ofrecen una resolución por encima de los 5 megapíxeles son suficientes. Y si tienen flash, mejor, aunque su utilidad es limitada, ya que sólo es necesario en interiores y/o en distancias muy cortas. Por otra parte, el flash puede ser utilizado como linterna de emergencia.

No es mi intención hacer un análisis exhaustivo, pero estas pautas pueden servir como orientacion general a la hora de hacer una buena elección de nuestro dispositivo. Desconfía de los que sean demasiado baratos. La experiencia demuestra que suelen durar poco y dan muchos problemas. En cuanto a los de origen chino, hay de todo, pero eso lo trataré en otro momento.