Aunque las tablets y teléfonos móviles hacen menos necesario el uso de una impresora, todavía sigue siendo útil. Pero, ¿sabemos cuál nos conviene?  Para empezar, debemos determinar cuáles son nuestras necesidades reales de impresión. Pregúntate cuántas páginas imprimes al mes. Si no son muchas, tal vez menos de 100, una impresora doméstica será suficiente. Si tienes que imprimir grandes cantidades, quizá necesites una impresora láser. Veamos los diferentes tipos que ofrece el mercado.

Tipos de impresoraImpresora tickets

Impresora básica específica. Se trata de modelos para usos muy concretos. Podemos dividirlas en dos grupos: (1) matriciales y (2) térmicas. Suelen utilizarse conectadas a un equipo informático para imprimir tickets o facturas. Las matriciales o de martillo funcionan por impacto, como lo hacían las antiguas máquinas de escribir. Un cabezal golpea una cinta entintada y deja la impresión. Las térmicas necesitan papel térmico (no usan tinta). Su principal desventaja es que la impresión se borra con el tiempo. Son muy utilizadas en los comercios. No se recomiendan para uso doméstico o de oficina.

Impresora básica de inyección o chorro de tinta. Son las más económicas. No tienen escáner, ni wifi, y por lo general sólo usan dos cartuchos de tinta: uno en negro y otro para los tres colores básicos: cyan, magenta y amarillo. Son de tamaño pequeño, aunque existen algunas portátiles aún más livianas. Son las más indicadas para un uso ocasional. Si no vas a necesitar un escáner, pude que sea suficiente con una de éstas. Sin embargo, la diferencia de precio con las impersoras multifunción que sí incorporan escáner, es tan bajo que la mayoría se decide por éstas últimas, así que es posible que no tarden mucho en desaparecer del mercado. Necesitan un cabezal de impresión que expulsa minúsculas gotas de tinta en el papel. Dicho cabezal puede ir fijo en la impresora o puede ir incorporado en cada cartucho de tinta. En este caso los cartuchos serán más caros.

Impresora avanzada de inyección o chorro de tinta. Son algo más costosas que las básicas, pero no demasiado. Su principal característica es que usan un depósito de tinta para cada color. De este modo, sólo es necesario sustituír el color que se ha gastado, mientras seguimos usando los demás. Suelen tener una mayor velocidad de impresión, y son más grandes y más Cartuchos 4 coloressólidas. Para introducir el papel hay dos métodos distintos: bandeja posterior y cajón delantero. Si tiene bandeja posterior, el papel se coloca vertical detrás de la impresora, y entra por su propio peso. En este caso, los atascos de papel se minimizan. Si usa un cajón delantero, la hoja de papel tiene que hacer un recorrido en dos direcciones, y los atascos son más frecuentes. Sin embargo, últimamente este inconveniente se ha mejorado mucho, y puesto que ocupan menos espacio, la tendencia es hacia este tipo de alimentación.

Multifunción de inyección sin conectividad.- Las hay básicas o avanzadas (un solo cartucho de tres colores y otro negro, o uno por color). Su principal signo distintivo es que incorporan un escáner en la parte superior. Las multifunción básicas tienen un precio tan parecido a las impresoras básicas (sin escáner) que prácticamente han canibalizado a éstas últimas. El escáner se puede usar como fotocopadora doméstica. Son idealEscaneres para un uso doméstico, pero no para un uso de oficina, porque carecen de conectividad (fax, wifi, etc). Algunos modelos incorporan pantalla táctil y puertos USB y/o lectores de tarjetas flash, lo que las hace indicadas para imprimir fotografías. Las avanzadas pueden tener más de tres cartuchos individuales de color. Algunas tienen hasta seis cartuchos, lo que les permite impresiones fotográficas de gran calidad.

Multifunción de inyección con conectividad. Son como las anteriores, pero incorporan algunas funciones de red, como puede ser el fax, o el wifi (no necesitan conexión por cable para imprimir). Algunas permiten imprimir a distancia mediante la conexión a internet. Por ejemplo, podemos tomar una foto con el móvil a muchos kilómetros de casa y enviarla a la impresora, que tendrá realizado el trabajo para cuando regresemos. Su uso está indicado para las oficinas. También pueden ser útiles en un entorno doméstico donde haya varios usuarios y un volumen de uso mayor.

Impresora láser monocromo o color. Su funcionamiento a base de rayo láser marca la diferencia. Su calidad de impresión es mayor, pero también su costo, tanto del equipo como de los consumibles (tóner). Sólo se recomienda su uso en oficina, para grandes volúmenes de impresión, ya que para un entorno doméstico son demasiado costosas de mantener. No se recomienda adquirir una, a menos que vayamos a imprimir varios cientos de Impresora láserpáginas al mes (400 a 600 páginas mínimo). Son mucho más rápidas que las impresoras de inyección (aunque a partir sólo de la segunda página, ya que la primera tarda bastante tiempo). Las láser en color son tan caras, que en muchos casos convendrá más una combinación de impresora láser monocromo y otra impresora de inyección de tinta (a color) que una sola  impresora láser en color.

Multifunción láser monocromo o color.- Son como las anteriores pero incorporan un escáner. También pueden incorporar conectividad, como fax o wifi. Son para un uso estrictamente profesional o para grandes corporaciones. Algunos modelos de gran velocidad pueden llegar a costar varios miles de euros. Existen modelos económicos, pero por lo general tienen un mantenimiento muy costoso.

Otros tipos de impresora.- Existen otros tipos de impersora, como las de sublimación, las impresoras tipo plotter o laImpresora 3Ds que imprimen en tres dimensiones. Teniendo en cuenta el propósito de este blog, no me ha parecido pertinente hablar de ellas, ya que no encajan demasiado con nuestras actividades espirituales, o bien tienen una implantación de mercado mucho menor.

Evaluando el coste de impresión

Se ha dicho, y no sin razón, que la tinta de las impresoras es el líquido más caro del mundo. Supongamos que un cartucho original tiene una capacidad de diez mililitros y cuesta veinte euros. Eso significa que el litro de tinta sale a ¡dos mil euros! Compara eso con lo que cuesta un litro de gasolina, o con lo que cuesta un perfume como Chanel nº 5 y comprenderás mejor lo que digo. ¿Por qué es tan cara la tinta? Es puramente una cuestión dCartucho tintae marketing. No hay explicación en el mundo que justifique dichos precios. Es cierto que la tinta de impresora tiene que reunir ciertos requisitos. Por ejemplo, debe mantenerse líquida mientras está en el depósito (si se seca no funcionará o atascará los inyectores), pero sin embargo debe secarse rápidamente una vez que se deposita en el papel (de lo contrario habrán borrones de tinta). Pero ni siquiera esas especificaciones pueden justificar su alto precio.

No sorprende que los fabricantes de impresoras quieran convencernos a toda costa de que compremos sólo cartuchos originales, bajo la amenaza de perder la garantía o estropear el equipo. Lo cierto es que hay tintas no originales que pueden hacer daño a la impresora, pero no todas. Las hay de muy buena calidad y con un coste considerablemente inferior. También existen kits de recarga con botellas de tinta para rellenar los cartuchos, aunque en este caso conviene advertir de que un mismo cartucho con cabezales incorporados sólo podrá ser rellenado entre cuatro y seis veces. Más allá de eso empezará a dar problemas y habrá que sustituírlo. He tenido docenas de impresoras diferentes, de todos los tipos y he usado cartuchos compatibles por muchos años y jamás me han dado un solo problema más allá del que habría podido tener con cartuchos originales. No obstante, cada uno debe decidir el riesgo a correr. Muchos deciden seguir usando consumibles originales mientras dura la garantía de la impresora y luego se pasan a los compatibles. Es asunto personal.

Obsolescencia programada

Impresora estropeadaMuchos artículos electrónicos de los que consumimos habitualmente están programados para estropearse después de algún tiempo de uso. Las impresoras no son una excepción. A esto se le conoce como “obsolescencia programada” (Mira este interesante video). Por eso, no es de extrañar que tras unos años de uso, o tras imprimir una cierta cantidad de páginas, aparezca un error que nos obligue a llevar el equipo al taller o cambiar de impresora. ¿Injusto? Desde luego, pero, ¿qué podemos esperar de un mundo como éste? En algunos casos, es posible desbloquear la obsolescencia programada, pero no en todos. Y no te engañes pensando que usando cartuchos originales no te pasará. También ocurrirá. Por eso, nunca recomiendo gastar demasiado dinero en una impresora. No te dejes alucinar por las cifras de los fabricantes. Cuando te dicen que cieto modelo imprime a tal o cual velocidad, no dicen la verdad. La diferencia de velocidad entre una impresora barata y otra mucho más cara no es tanta como parece, y en el peor de los casos estaríamos hablando de unos pocos segundos. Por lo tanto no compres una impresora con funciones que casi no vas a usar, ni tampoco una más cara simplemente porque sea un poco más rápida.

Recomendaciones finales

Lo ideal es una impresora que no sea demasiado cara, cuyos cartuchos de tinta tengan una duración razonable y un costo contenido. También debe ser ágil y tener una buena calidad en el resultado final. He probado impresoras de casi todas las marcas, y me permito recomendar dos marcas: Brother y Canon. Mi favorita es la primera, porque sus cartuchos de tinta duran mucho más que los de cualquier otra impresora (más del doble). Son rápidas, con buena calidad de impresión y los cartuchos de tinta compatibles se pueden conseguir a unos precios ridículos. En cuanto a las Canon, no llegan a este nivel, pero sus cartuchos tienen una duración aceptable y su calidad de impresión es excelente. Por supuesto, cada uno tiene que tomar su decisión, aunque debo decir que mis comentarios, aunque muy personales,  se basan en una experiencia de más de treinta años.