Para recuperar un archivo que ha sido borrado normalmente accedemos a la Papelera de Reciclaje y lo restauramos desde ahí. Pero, ¿qué sucede si ya no está es ese lugar? Todavía es posible recuperarlo, pero eso dependerá, en buena parte, del tiempo que haga desde que el archivo se borró.

Cuando creamos un archivo, el ordenador le asigna una etiqueta identificativa (el nombre del archivo) y un espacio en el disco duro. Cuando borramos el archivo, en realidad lo único que se borra es la etiqueta. La información sigue estando ahí. Para ilustrarlo, supongamos que tienes varios botes en la cocina para guardar legumbres. Uno de ellos lo tienes con una etiqueta que dice “Garbanzos” y el bote está lleno de garbanzos. Te propones vaciarlo porque lo vas a usar para guardar azúcar ¿Qué sucede si le quitas la etiqueta? Que los garbanzos siguen en el mismo sitio durante algún tiempo. Hasta que los gastes o hasta que los quites de ahí para poner el azúcar. Una vez que lo has llenado de azúcar ya no podrás recuperar los garbanzos porque ya no están ahí.

RecuvaPero, ¿cómo podemos visualizar un archivo que ha sido borrado y que ni siquiera aparece en la papelera de reciclaje? Necesitamos un programa que haga esa tarea. Hay algunos muy buenos, que son capaces de recuperar información incluso después de un formateo (aunque es bastante difícil, pero no imposible). Pero en la gran mayoría de situaciones comunes, hay utilidades gratuitas muy eficaces. Una de ellas se llama Recuva y la puedes descargar desde aquí. Debes tener en cuenta que la labor de recuperar archivos en algunos casos puede resultar lenta y pesada. Por eso el programa te da opciones para que selecciones dónde está el archivo que quieres recuperar y así ahorrar tiempo.

una vez que Recuva haya chequeado el disco en busca de archivos borrados, te los ofrecerá en una lista para que marques los que quieras recuperar. No aparecerán con el nombre que les pusiste, pero puedes identificarlos por el tipo de archivo, el tamaño, la fecha en que se borró y otras pistas que se te ofrecen. Es recomendable no recuperarlos en el mismo disco donde se borraron, sino en uno diferente. Por ejemplo. si tienes dos particiones de disco (C: y D:) y el archivo estaba en el disco C: dile que te lo recupere en el disco D: donde debes haber creado una carpeta para ello, o bien recuperarlo en el directorio raíz de dicho disco.  (Esto es sólo para tenerlo localizado después). El programa, mediante unos puntos de colores rojo, naranja y verde (como en un semáforo) te ayuda a ver el estado del fichero y por tanto si es posible o no recuperarlo.